Eran una pareja que vivían felizmente como productores de leche en un área de Japón rural y padres de dos niños encantadores.

Pero la vida no siempre es justa, y un día la señora ¿Kuroki perdió la vista por complicaciones de la diabetes, devastada y deprimida, se aisló a si misma en su casa.

Su esposo, el Sr. Kuroki la amaba y no podía dejar las cosas de esa manera, por lo que buscó una forma de inyectarle ánimos a su amada esposa y un día comenzó a plantar todo un jardín lleno de flores para que ella pudiera disfrutar de los aromas y así incitarla para que saliera al exterior.

También te puede interesar:  El Papa Francisco manda un mensaje de consuelo a las víctimas del penal de Topo Chico

Poco a poco, la Señora Kuroki comenzó a salir de su caparazón en el que ella misma se había recluido y comenzó a disfrutar de su hermoso jardín.

Después de dos largos años, de duro trabajo y miles de flores más tarde, la casa es un lugar admirado por propios y extraños, su historia, la historia de amor ha dado la vuelta al mundo desde japón.

También te puede interesar:  Ataque en Japón provoca muerte de 19 personas

Ella es feliz, se siente amada por su marido y ahora no deja de sonreír.

Mira el video de ese hermoso jardín provocado por una hermosa historia de amor.

Fuente:boredpanda

Comentarios