Médicos, se equivocaron, es decir, se confundieron de paciente y realizaron un aborto a una mujer que llevaba 6 semanas de embarazo.

La mujer fue a inyectarse a la clínica en el distrito de Gangseo, capital de Corea del Sur, pero lamentablemente, el doctor que la atendió se confundió los expedientes y la metió al quirófano para practicarle el aborto ¡sin haber verificado la identidad de la mujer!

También te puede interesar:  Chile despenaliza el aborto en tres supuestos

Según una agencia local de noticias, la enfermera en lugar de aplicarle la inyección por la que originalmente iba, procedió a anestesiarla sin antes confirmar su identidad (ni ella ni el médico).

Mientras las autoridades están en investigaciones, tanto el doctor como la enfermera han aceptado su responsabilidad con hecho a la pobre mujer que no supo lo que había sucedido hasta después que despertó en la sala de recuperación.

También te puede interesar:  ¿Recuerdas al perro "Saqueadorcito"? ¡Tienda "vandalizada" le regala croquetas y papitas!

Por cierto que en aquel país, el aborto es considerado ilegal y excepto algunas contadas excepciones, el practicarlo, es castigado con prisión.

Comentarios