Lydia y Lawrence Rodríguez son una pareja que duró 21 años casados y que había decidido no vacunarse, pues pensaban que sus cuerpos podían resistir a la COVID-19.

Ambos se contagiaron del virus, luego de un campamento de una semana en la iglesia a la que asisten, y al ver mermada su salud mermada, la mujer decidió que recibiría la vacuna, pero ya era demasiado tarde, tuvieron que conectarla un respirador artificial.

Dos semanas después de que su esposo de 49 años perdiera la vida a solo unas camas de distancia del mismo hospital de Galveston, Texas, Lydia perdió la batalla.

También te puede interesar:  Niño en llanto se cuelga de coche y suplica a su mamá que no lo abandone.

Antes de morir, la madre de cuatro hijos, hizo una llamada telefónica con una petición especial a su hermana: «Por favor, asegúrate de que mis hijos se vacunen».

La familia de la pareja pide ayuda para los niños a través de GoFundMe.

Comentarios
+ posts

"El buscador confiable"
Me llaman el buscador confiable porque !no me cocino al primer hervor! Las notas enviadas al PortalFF, provienen de mi búsqueda constante de información, para encontrar la mejor y más completa versión, de sucesos y datos, actuales.

No creo, fácilmente, en lo que "informan" expertos; me gusta hurgar y me divierte la habilidad de cuestionar, descubrir y mostrar que, no todo lo que brilla es oro...

También te puede interesar:  ¿Tienes una de estas monedas? ¡Podría valer más de mil pesos!

Siempre hay algo que pocos cuentan y seré quien se atreva a compartir esas historias, contigo.

Así­ que te invito a 'compartir el pensamiento y las cosas buenas de la vida'.