Un juez consideró que Carlos Villuendas, chófer del coche BMW que chocó brutalmente contra un poste y acabó con la vida de cuatro jóvenes, vaya a prisión por homicidio.

Villuendas llegó una hora después al hospital y los médicos concluyeron que sólo tenía unos cuantos golpes. Nada grave. Estaba desorientado y «poco cooperador». Y, según acreditó por escrito un médico en un documento al que tuvo acceso este diario: había bebido. Este lunes un juez lo ha declarado culpable de homicidio agravado, se enfrenta a 20 años de cárcel.

También te puede interesar:  Si tomas no manejes

Karla Saldaña (de 29 años), Carlos Roberto Martínez (de 27), Luis Fernando García (30) y Claudia Ivonne Reyes (de 27) se subieron a un coche de lujo que recorrió tres kilómetros en un minuto. Había alcanzado casi los 200 por hora cuando colisionó contra un poste. La estructura dividió al coche en dos y los cadáveres de los cuatro jóvenes acabaron tendidos sobre la avenida Reforma.

También te puede interesar:  Las Primeras Planas de hoy Martes


Con información de El País

Comentarios