De acuerdo con un estudio del Instituto Poletécnico Nacional (IPN), el agua embotellada o de garrafón puede contener bacterias y materia fecal nocivas para la salud humana.

El total de garrafones de agua que consume la población en Ciudad de México tiene presencia de residuos fecales causantes de enfermades graves que debilitan el sistema inmunológico, de acuerdo con la investigación. Así, Homero Martínez Salgado, investigador del Hospital Infantil de México, y de Cornell University, aseguró que la capital del país cuenta con 2,000 pequeñas industrias de embotelladoras, la cuales no brindan certeza de un producto seguro.

También te puede interesar:  Firma de acuerdo entre Gobierno de la Ciudad de México y el Banco Mundial

La comercialización de estos envases no cumple con normas mínimas de calidad e higiene. «Se estima que alrededor de 50% del agua que se compra de rellenadoras tiene presencia de bacterias», destacó el experto.

«Se encontró que 30% fueron positivos a microbacterias no tuberculosas; 41% excede el máximo de bacterias aeróbicas mesólas, y 41.4% de las purificadoras analizadas no cumplió con los estándares sociales mexicanos establecidos», añadió.


Con información de Forbes

Comentarios