Ayer en la madrugada, se abrió una grieta en el Paso Exprés con dirección sur a norte, a la altura del kilómetro 93 que se localiza en el poblado de Chamilpa, al sur de Cuernavaca; dos personas murieron al caer su auto al fondo del socavón de cuatro metros de diámetro y cinco de profundidad.

Las víctimas son Juan Mena Romero, de 33 años, y Juan Mena Ruiz, de 65. El auto fue aplastado por grandes bloques de piedra que cayeron sobre el vehículo luego de la caída. Los propios vecinos de la zona fueron quienes cerraron el paso para evitar que cayeran más autos y posteriormente las autoridades llegaron para acordonar el área.

También te puede interesar:  Proponen que capital de CDMX se llame Cuauhtemoctitlán

Además del agujero que se abrió hasta los 8 metros de diámetro, se cuarteó la pared lateral que contiene el desnivel de la autopista.

El secretario de Comunicaciones y Transportes federal, Gerardo Ruiz Esparza, aseguró que las víctimas serán indemnizadas: “Hay un seguro de la carretera que hará frente a la muerte, el seguro es por 500 mil pesos, la empresa ya ofreció 500 mil pesos adicionales, para complementar un millón de pesos por cada uno de ellos”.

También te puede interesar:  Asesinan a exconcursante de "La Voz"

Por su parte, el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, aseguró que la SCT debe decidir si sostiene a “un delegado en Morelos que no atendió a tiempo las denuncias que pudieron evitar la tragedia en el Paso Exprés”. En su cuenta de Twitter, aseguró que su administración ya había advertido al delegado José Luis Alarcón Ezeta sobre lo que observaron en la zona.

Con información de Excélsior

Comentarios