Otra opción antes de la muerte: Cuidados Paliativos

308

Los dejo con este importantísimo escrito de la psicoanalista Elsa Miriam Ortíz Funes ([email protected]). No se lo pierdan.

Las etapas de la vida son diversas, cada una compleja, cada una con un duelo y cada una con experiencias vividas con intensidad de acuerdo a cada persona. Cuando se es menor se necesita de los padres, se necesita el apoyo para sobrevivir, el bebé es egocéntrico, pero poco a poco crece y deja de ser bebé para convertirse en niño, y pasa por un duelo que pocos saben, el duelo de dejar de ser un bebé, porque ya no necesita de los padres como antes, ya que puede comer solo, caminar sin sostenerse de un adulto, y ya existe el “no” en su vocabulario.

Ese niño poco a poco crece hasta llegar a la adolescencia la cual también representa un cambio muy difícil, porque dejan de ser niños para comenzar su experiencia como una persona que ya puede tomar decisiones; Porque su cuerpo cambia, porque se enamoran, porque nadie los entiende…

Es una de las etapas más complejas del ser humano y en ocasiones se le da más importancia; pero también se deja de ser adolescente y eso también duele, y luego llegar a la adultez donde la responsabilidad ya es propia, los vínculos se fortalecen aún más; y así podemos continuar, describiendo cada una, hasta llegar a ser un adulto mayor, pero… ¿qué pasa cuando no se le encuentra un sentido a la vida? Y esto puede ser por diversas razones, ya sea por enfermedad crónico degenerativo, incapacidad física o simplemente no por no tener el control ni de poder respirar.

Nos han enseñado que la vida es el máximo regalo y vivirla es lo que se tiene que hacer, pero solo se enseña que se tiene que ser feliz, ser el número uno, competir constantemente, que si uno no se siente amado entonces la vida no vale, que si no estamos completos entonces no vale; esto se debe a un estereotipo de perfección, en donde lo diferente siempre será lo de menor valor. Pero entonces… ¿qué se debe enseñar?

También te puede interesar:  Captan en video accidente en paracaídas en que murieron dos personas

Por otro lado, ¿qué pasa con las personas que ya no quieren este regalo que es la vida?, ¿Por qué es tan castigado el querer dejar de vivir?, ¿realmente es malo desear morir? Pero, sobretodo, ¿es abominable ayudar a esas personas a cumplir ese deseo?, ¿y como se le llama a esto?

Se le da el nombre de Eutanasia, y es definida como un acto de provocar intencionadamente la muerte de una persona que padece una enfermedad incurable para evitar que sufra.

Es una práctica muy criticada e inclusive en el ámbito religioso es un pecado ya que se piensa que al final es matar, o es un suicidio asistido y que el ser humano no puede ser tan poderoso para decidir sobre la propia vida ni la de otro.

Quizás se tenga razón al pensar que el ser humano no debe sentirse omnipotente y decidir por la vida de otro ni por la propia, y esto tomado por ambos lados, es decir, tampoco tendríamos el derecho de decidir si la persona vive porque de nuevo caeríamos en el mismo tenor, ser poderosos y decidir que esa persona que sufre, que le duele, tiene que vivir.

Pensemos un poco en el paciente, cuyo futuro es una vida hospitalaria y su lucha por su existencia es mínima, esto es, por diversos tratamientos fallidos o por la agresividad de la enfermedad o por no tener una calidad de vida como se espera; no dejamos de lado la esperanza que se da a nivel científico y la exigencia familiar de seguir viviendo; todo esto provoca inestabilidad, duda, y solo un deseo, pero ya no de vida. Porque le duele, sufre y le duele ver a su familia luchando con él.

También te puede interesar:  ¿Por qué los padres de los adolescentes entran en crisis?

Al llegar a este grado tanto los pacientes como la familia no saben qué hacer, no se saben cómo enfrentar la perdida; es por eso que se habla de los cuidados paliativos.

¿Qué son los cuidados paliativos? Estos ayudan a los pacientes con enfermedades terminales, con el fin de brindar acompañamiento en lugar de una cura. Estos brindan apoyo tanto al paciente como a la familia, alivio del dolor y de los síntomas. Los pacientes y la familia enfrentan un nivel ta alto de estrés durante una enfermedad que puede provocar miedo, ansiedad, desesperanza o depresión. Los miembros de la familia igualmente pueden responsabilizarse de brindar los cuidados, incluso si también tienen trabajos y otros deberes.

Es un trabajo multidisciplinario en el cual el papel del psicólogo es fundamental para el acompañamiento emocional tanto para el paciente como para la familia; la función del psicólogo, por tanto, será complementar y optimizar el objetivo primordial del equipo de cuidados paliativos, es decir, la consecución del bienestar para el enfermo y la familia favoreciendo, en este caso, la adaptación psicológica al proceso de la enfermedad y la muerte.

Esta es una opción que se contrapone a la eutanasia, ya que permite el acompañamiento emocional de toda la familia incluyendo al paciente.

El nacimiento y la muerte no son dos estados distintos, sino dos aspectos del mismo estado“, Gandhi

Bibliografía:

1.- http://definicion.de/eutanasia/

Comentarios