Este es un cáncer raro que ocasionalmente se llega encontrar en las series de patología, habitualmente es un hallazgo después de extirparla por otros motivos como puede ser la inflamación, infección o presencia de piedras.

Hasta febrero del 2015 se habían reportado 10, 910 nuevos casos, de los cuales habían fallecido 3,700. Se calcula que la frecuencia con qué se encuentra un cáncer de vesícula es de menos del 1% en las series investigadas de vesículas reportadas después de cirugía, aunque en esta serie fue de 0.53%. Atención debe ponerse al hecho de que solo hablamos de pacientes operados, la estadística en la población general en mucho menor.

El cuadro de cáncer de vesícula es asintomático y difícil de detectar, aún con los estudios de tomografía, ultrasonido, colangiografía percutánea y pacreatocolangiografía retrógrada por endoscopía.

El cuadro clínico se caracteriza por ictericia, dolor, nauseas, vómito y fiebre, habitualmente cuando ya manifiesta esta sintomatología es que se encuentra muy avanzado y es incurable.

Estudios de laboratorio:

Pueden estar elevadas la bilirrubinas, las transaminasas como la TGO y TGP, al igual que la fosfatasa alcalina y la gamaglutamil transpeptidasa que muestran anormalidad por incremento. Los marcadores tumorales como el antígeno carcinoembrionario y el CA 19-9 pueden aumentar sin embargo no son específicos de este cáncer y pueden asociarse a otro tipo de tumoraciones.

Los estudios de imagen son de ayuda, entre ellos el ultrasonido que muestra la presencia de tumoraciones, dilataciones de la vía biliar y tamaño de las estructuras como el hígado, el páncreas, la vesícula y su contenido.  La tomografía computada con contraste evidencia lesiones tumorales, dimensión de órganos y vías biliares con mayor exactitud al igual que la resonancia magnética. La punción a través de la piel hacía el hígado inyectando medio de contraste es generalmente de gran ayuda, la colagiopancreatocrafía retrógrada por endoscopía nos muestra toda la vía biliar desde su conexión con el intestino delgado, el conducto que conecta con el páncreas y con las vías biliares y el hígado. Estos son los más frecuentes y de mayor ayuda en el proceso de decidir la cirugía o tomar una biopsia.

El cáncer de vesícula se ubica en la capa interna de la vesícula, que es la que está en contacto con la bilis, es más frecuente el del tipo denominado adenocarcinoma y su agresividad va en relación directa a la diferenciación que muestran sus células, habiendo, el muy diferenciado (menos agresivo), el moderadamente diferenciado (agresividad intermedia) y el poco diferenciado que es de alta agresividad.

También te puede interesar:  Bursitis

Los tipos histológicos más frecuentes son el adenocarcinoma tubular, el papilar y los mucinosos. Menos frecuentes son el adenoacantoma y los espinocelulares.

Los factores de riesgo que se consideran para este tipo de cáncer son la presencia de piedras en la vesícula (3 de cada 4 pacientes con cáncer tuvieron piedras en vesícula), la colecistitis o inflamación crónica de la vesícula, la obesidad, vesícula en porcelana, sexo femenino (dos veces más frecuente en mujeres); edad avanzada, ser hispano, la presencia de quistes en el conducto que lleva la bilis al intestino desde la vesícula y que se denomina colédoco; pólipos vesiculares, anomalías en los conductos biliares, la enfermedad colangitis esclerosante primaria y el haber padecido fiebre tifoidea con contaminación de la vía biliar.

vesicula-1

Clasificación

Sistema TNM del American Joint Committee on Cancer (AJCC)

Un sistema de clasificación por etapas del cáncer de vesícula biliar es el sistema TNM de la American Joint Committee on Cancer (AJCC), este sistema también se usa para clasificar por etapas los cánceres,  el sistema TNM se basa en tres piezas clave de información:

  • La letra T describe el tumor primario, cómo ha crecido hacia la pared de la vesícula biliar y si ha crecido hacia otros órganos o tejidos cercanos.
  • La letra N describe si el cáncer se ha propagado a ganglios linfáticos formando nódulos cercanos (regionales).
  • La M indica si el cáncer ha hecho metástasis (se ha propagado) a otros órganos del cuerpo (los sitios de propagación más comunes del cáncer de vesícula biliar son el hígado, los pulmones y el peritoneo, es decir, el revestimiento de la cavidad abdominal).
  • Con el transcurso del tiempo, los cánceres crecen a través de las diversas capas de la vesícula biliar hacia fuera de la misma, también, pueden crecer hasta llenar alguna parte o todo el espacio dentro de la vesícula biliar al mismo tiempo. Si un tumor crece a través de la pared de la vesícula biliar, este puede invadir los órganos cercanos como el hígado, o peritoneo, si llega a los vasos sanguíneos o linfáticos localizados dentro de la pared de la vesícula biliar puede propagarse a los ganglios linfáticos, al hígado y a otras partes del cuerpo.
También te puede interesar:  Causas de Muerte más frecuentes en el 2016 según el INEGI y la OMS, en México y en el mundo

La etapa se expresa como etapa 0 (la menos avanzada) o como números romanos hasta la etapa IV (la más avanzada).

Algunas etapas se subdividen con letras y sirven para establecer el promedio estadístico de supervivencia a 5 años después del diagnóstico.

Etapa y                               Taza de supervivencia a 5 años

Etapa 0                                             80%

Etapa I                                              50%

Etapa II                                             28%

Etapa IIIA                                           8%

Etapa IIIB                                           7%

Etapa IV-A                                           4%

Etapa IV-B                                           2%

Si un paciente tiene un tumor en vesícula que traspasa toda la pared, que invade cubierta peritoneal, el intestino en su pared y algunos ganglios regionales su etapa es IV-B.

El tumor ya traspasó los límites de la pared vesicular por lo tanto es un grado avanzado. Ya hay ganglios linfáticos regionales por lo que es invasor, y se considera su presencia en el intestino como metastásico por lo que es grado avanzado, su pronóstico a 5 años es del 2%.

vesicula-2

Conservar el peso, realizarse un ultrasonido anual de abdomen superior es recomendable para detectar problemas de hígado y vías biliares

Bibliografía

Last Medical Review: 11/24/2014 Last Revised: 2/13/2015 2014 Copyright American Cancer Society, Cáncer de Vesícula.

Cáncer de vesicula biliar. DETECCIÓN TEMPRANA, DIAGNÓSTICO Y CLASIFICACIÓN POR ETAPAS TEMAS. Fecha de última actualización: 11/24/2014. Fecha de último cambio o revisión: 02/13/2015.

Las imágenes fueron extraídas de internet del grupo correspondiente a la enfermedad.

Comentarios
+ posts

Quiero confesarles que MI PASIÓN POR LOS SERES HUMANOS NO TIENE L͍MITE, porque en sus contenidos se encuentra la respuesta a todas la preguntas de nuestro entorno, a todos los cuestionamientos de vida, a todas las oportunidades de creatividad y de cambio, reconozco en mis semejantes superioridades, igualdades y debilidades como las que yo muestro.

Me apasiona poder ayudar a la gente a conservar su calidad de vida, con herramientas tan sencillas como el ejercicio y la nutrición adecuada.

Los invito queridos compañeros, a sumar cualidades, inteligencia, experiencia y a ser solidarios con este proyecto de salud de nuestro paí­s difundiendo la prevención con educación.

Artículo anterior¿Sí se puede?
Artículo siguienteEl Palacio de los Palacios
Quiero confesarles que MI PASIÓN POR LOS SERES HUMANOS NO TIENE L͍MITE, porque en sus contenidos se encuentra la respuesta a todas la preguntas de nuestro entorno, a todos los cuestionamientos de vida, a todas las oportunidades de creatividad y de cambio, reconozco en mis semejantes superioridades, igualdades y debilidades como las que yo muestro. Me apasiona poder ayudar a la gente a conservar su calidad de vida, con herramientas tan sencillas como el ejercicio y la nutrición adecuada. Los invito queridos compañeros, a sumar cualidades, inteligencia, experiencia y a ser solidarios con este proyecto de salud de nuestro paí­s difundiendo la prevención con educación.