Monochrome Studio Shot Of Woman With Painful Shoulder

La cápsula que envuelve las articulaciones sin importar su tamaño se denomina bursa o bolsa, tiene en su interior lubricante que facilita el movimiento y desplazamiento de las estructuras de las articulaciones además de que sirve como colchón.

Se denomina bursitis a la inflamación de esta bolsa que contiene en su interior huesos, músculo y tendones, todo en movimiento, adicionando además la cubierta superficial encima de la bursa que es la piel.

La Bursa

bursitis

Esta ilustración muestra las principales estructuras del hombro. La bursa, tendones del manguito rotador, húmero, músculo bíceps, clavícula y escápula.

Bursitis y tendinitis son afecciones comunes que involucran la inflamación del tejido blando alrededor de los músculos y los huesos, con mayor frecuencia en el hombro, el codo, la muñeca, la cadera, la rodilla o el tobillo.

la Bursitis se acompaña con frecuencia de inflamación de los tendones (tendinitis), de la articulación (artritis) y de la musculatura aledaña (miositis).

Una bursa es un pequeño saco lleno de líquido que actúa como un amortiguador entre un hueso y otro así como de las partes móviles como músculos, tendones, o la piel.

Cuando una bursa se inflama presenta enrojecimiento y aumento de líquido en su interior, por lo tanto al apoyarse o hacer presión sobre ella a través de la articulación se siente un dolor agudo como si se clavara un alfiler.

También te puede interesar:  Alergia nasal en la ciudad de México

Un tendón es una banda flexible de tejido fibroso que conecta los músculos a los huesos. La tendinitis es la inflamación de un tendón. Los tendones transmiten la fuerza del músculo en el hueso para provocar el movimiento. Se encuentran en todo el cuerpo, incluyendo las manos, muñecas, codos, hombros, caderas, rodillas, tobillos y pies. Los tendones pueden ser pequeños, como las que se encuentran en la mano, o grande, al igual que el tendón de Aquiles en el talón.

La bursitis es comúnmente causada por el uso excesivo en actividades o ejercicio o trauma directo en una articulación. Puede ocurrir en cualquier articulación aunque es más frecuente en los codos, rodillas, hombros o articulaciones de las manos o las muñecas.

Las manifestaciones clínicas son inflamación, limitación del movimiento, dolor al presionar o apoyar la articulación. Aparece de manera súbita después de un traumatismo o por excesivo uso en actividades deportivas o ejercicio de alguna de las articulaciones descritas.

La bursitis es una causa común de dolor musculo esquelético y, a menudo motivo de consulta al especialista. La bursitis debe distinguirse de la artritis, fracturas, tendinitis, y la patología del nervio (neuritis).

Los tipos más comunes de bursitis incluyen prepatelar (de rodilla), olecranon (del codo), trocánter (cadera), y retrocalcánea (talón).

La mayoría de los pacientes responden al tratamiento no quirúrgico, incluido medios físicos como calor local o hielo; suspender la actividad causante del problema o limitar la movilidad de la zona traumatizada.

También te puede interesar:  Evitar riesgo en el ejercicio

Los medicamentos anti-inflamatorios no asteroideos son excelentes para tratar el problema la mayoría de los pacientes responden a ciclos con este tratamiento.

En los casos de bursitis séptica, los antibióticos son el tratamiento de elección con muy buena respuesta, cediendo en las primeras 72 horas la inflamación y el dolor.

La inyección local de corticoesteroides se puede utilizar en el tratamiento de bursitis pre-rotuliana, hombro y olecranon; Sin embargo, la inyección de esteroides en la bolsa retrocalcánea puede afectar negativamente a las propiedades biomecánicas del tendón de Aquiles. La intervención quirúrgica puede ser necesaria para la bursitis recalcitrante, como bursitis trocantérica refractaria (de cadera).

Esta entidad es común sobre todo en niños después de caídas o lesiones deportivas; en adultos por golpes en rodillas o en los codos, después de prolongados periodos de cama apoyando lateralmente la cadera y en actividades laborales donde se hace un movimiento persistente con la muñeca, el hombro o en acciones como el codo el tenista.

Es un padecimiento frecuente que responde bien al tratamiento médico y necesita muy raramente de cirugía.

Dr. Alejandro Cárdenas Cejudo
Médico Internista
Representante de la Sociedad Internacional de Medicina Interna en México
www.drlajenadrocardenas.com

Comentarios