Alergia nasal en la ciudad de México

399
Women with allergies

Las estadísticas dicen que en general en México, explorando algunos estados tenemos una frecuencia en la presentación de alergias nasales de 15% para mayores de 13 años y de 13% para 13 años o menos, sin embargo el caso de la ciudad de México se ha convertido en un evento completamente diferente, ya que existen una serie de elementos que pueden actuar como detonantes de alergias nasales, o respuesta anormal de la mucosa de la nariz, lo que frecuentemente nos lleva a cuestionarnos, si el medio ambiente de la Cd de México es una factor determinante para las enfermedades nasales entre ellas las alérgicas.

El INER ha mencionado en los últimos años que hasta 20500 casos de muerte suceden al año como efecto de la contaminación sobre vías respiratorias,  complicando al enfisema (EPOC)  y asociándose a la presencia de cáncer respiratorio.

Productos como los hidrocarburos que consumimos contaminan el medio ambiente con dióxido de azufre, dióxido de amonio, bióxido de carbono y Ozono. Otras partículas de aluminio y silicato del suelo y combinación de residuos relacionados con la basura, el monóxido de carbono, el ozono,  el polvo, bacterias, ácaros y virus, con gran impacto vienen a complicar aún más la situación. En 2009 morían 20 persona diarias en la Cd de México por cuestiones de contaminación según la OMS y en lugar de disminuir la incidencia se ha incrementado de manera exponencial en la actualidad.

Pasamos de ser parte de la tabla media en estadística de muertes por contaminación para ocupar un nivel mucho mayor actualmente, así estaban los números hace algunos años,  México se ubicaba entre los países medios en cuanto a muertes por contaminación atmosférica y ambiental. China ocupaba el primer lugar con 275 mil muertes al año; Estados Unidos con 41 mil 200; Rusia con 37 mil; Japón con 23 mil 800; Brasil con 12 mil 900; México con 7 mil 600 y Colombia registra tan sólo 2 mil 700. (23 de febrero de 2009).

Uno de cada 10 mexicanos está afectado por la contaminación y padece de enfermedades respiratorias, que pueden manifestarse como simple obstrucción al respirar, rinorrea (salida de moco por la nariz), estornudos, resequedad nasal, sangrado nasal sin explicación, cuadros infecciosos asociados y cuadros infecciosos complicados con enfermedades más peligrosas como la influenza.

También te puede interesar:  Los analgésicos derivados del opio u opiáceos

Es de todos sabido que en esta temporada de primavera las alergias al polen o fiebre del heno atacan a una porción de población que agrava de sus dificultades respiratorias a nivel nasal, volviéndose más susceptible a las infecciones respiratorias. Cada vez más capitalinos se quejan de los cambios en la función de la mucosa nasal en esta época del año, donde la resequedad del medio ambiente, el incremento del calor, el aumento de la cantidad de polvo y los cambios climáticos que se suceden, favorecen la aparición de molestias respiratorias que sin lugar a duda tienen que ver con estos eventos ya mencionados.

Más de la mitad de los pacientes que acuden a la consulta de medicina interna se presentan por molestias de vías respiratorias altas (faringe, laringe, boca y nariz).

El contacto adicional de la nariz con la caspa de los animales, el pelo de los animales, el polvo o algunos alimentos desencadenan molestias nasales entre ellas la obstrucción.

La rinitis alérgica es un diagnóstico asociado con un grupo de síntomas que afectan la nariz. Estos síntomas ocurren cuando usted respira algo a lo que usted es alérgico, como el polvo, la caspa de los animales o el polen. Los síntomas también pueden ocurrir cuando usted come un alimento al que usted es alérgico, al contacto de la nariz o el organismo con estos factores, se liberan sustancias químicas que causan síntomas de alergia.

Las plantas que causan la fiebre del heno son árboles, hierbas y malezas silvestres cuyo polen es transportado por el aire.  El tipo de planta que desencadena la alergia pude ser diferente en varias personas por lo que investigar la susceptibilidad es parte de la recomendación médica.

La lluvia favorece el que se limpie el medio ambiente, ayudando a la eliminación de partículas contaminantes en el medio ambiente así como pólenes.

Síntomas incluyen:

  1. Picazón en la nariz, boca, ojos, garganta, piel o cualquier área
  2. Dificultad para olfatear
  3. Nariz con moco escurridizo
  4. Estornudos
  5. Ojos llorosos

Síntomas tardíos:

  1. Nariz tapada o congestionada
  2. Tos
  3. Oídos tapados
  4. Resequedad, dolor o ardor de garganta
  5. Círculos oscuros debajo de los ojos
  6. Hinchazón bajo los ojos
  7. Fatiga e irritabilidad
  8. Dolor de cabeza
También te puede interesar:  Prediabetes

Los síntomas pueden variar dependiendo de la hora del día, el lugar donde se encuentre el paciente, la zona geográfica, el contacto con animales o polvo, el grado de contaminación, el tipo de contaminación, el contacto con cierto tipo de alimentos y las infecciones respiratorias.

Se puede efectuar un rastreo de alergias poniendo en contacto la piel con el probable alérgeno o hacer pruebas en sangre con las de IgERAST. La medición de eosinófilos en la Biometría Hemática o los eosinófilos medidos en el moco nasal pueden ayudar a determinar si se trata de rinitis alérgica.

Desde luego que para controlar el problema el paciente tiene que saber cuáles son los mecanismos que ocasionan su aparición, por lo que protegerse del medio ambiente, cambiar el estilo de vida evitando contacto con mascotas o lugares potencialmente contaminados o con alérgenos como las zonas de trabajo, los espacios libres, ciertas zonas de la ciudad o lugares como la ciudad de México, será de vital importancias.

El lavado nasal puede ayudar a disminuir las molestias, el cambio de ropa y baño ayuda a mermar la sintomatología por contacto con polvos y pólenes.

Los antihistamínicos, los esteroides inhalados, los esteroides sistémicos, los inhibidores de los leucotrienos  (derivados de los leucocitos donde el ácido araquidónico se degrada por oxidación de la ciclo-oxigenasa) detonantes de alergias graves con asma, las vacunas y la regulación de los factores dietéticos son todos participantes en la mejoría del paciente y su buen pronóstico a largo plazo.

Es importante comentar que puede asociarse asma con mucha frecuencia en estos pacientes, que las gripas e influenzas son más frecuentes y que las vacunas secuenciales cada año contra influenza y las antialérgicas deben de llevarse a cabo cuanto antes.

Lo que sirve a un paciente no siempre le resulta al otro por lo que no se puede copiar el tratamiento y pensar que siempre será igual y resultará efectivo, se debe tener un asesoramiento constante y supervisado por el médico quien irá dando las indicaciones de acuerdo a las circunstancia que este enfrentando.

 

Dr. Alejandro Cárdenas Cejudo

Médico Internista
Presidente de Ejercicio y Nutrición son Salud y Prevención
Representante de EIM en México
Fellow of the American College of Physicians
Representante en México de ISIM

 

Comentarios