Acerca de 

Periodista. Dedicada a la producción de material multimedia periodístico.

Color, cultura y una extraña obsesión con un autor español se unen en el inexplorado estado de Guanajuato, el destino de la sierra central que se encuentra a solo cuatro horas y media, en autobús, desde la Ciudad de México.

Ya sea que estés buscando bonitas imágenes de edificios color pastel o un gran potencial de compra de souvenirs, Guanajuato tiene de todo, menos el ritmo frenético.

La ciudad de Guanajuato

La ciudad conservadora de Guanajuato, que, por cierto, una vez intentó prohibir los besos en público, es la capital de su estado homónimo.

También te puede interesar:  Detenidos dos turistas chinos por hacer el saludo nazi en Berlín

También evita el sistema de cuadrícula clásico de la mayoría de las otras ciudades mexicanas. En cambio, hay una red de caminos que se entrecruzan bajo sus calles adoquinadas y un panal de callejones sinuosos.

Robar un beso público (¡ahora legal!) y una foto en el conocido “Callejón del beso” es un rito de paso en Guanajuato.

Naturalmente, la mejor forma de familiarizarse con este peculiar lugar es caminar, caminar, caminar.

Y justo antes de que termines de caminar, asciende al monumento al Pípila, que rinde homenaje a Juan José de los Reyes Martínez Amaro, también conocido como el Pípila, un minero y héroe del movimiento de independencia local.

También te puede interesar:  FOTOS: Conoce estos tres pueblos mágicos cerca de la CDMX

Desde la cima, disfruta de vistas de 360 grados sobre el emblemático horizonte de Guanajuato, formado por montañas y edificios bajos de color caramelo.

La gema de color mostaza en el corazón de todo, la basílica de Guanajuato, merece una mirada más cercana, y mientras estás en la zona, también debes reservar una hora más o menos para disfrutar de los otros edificios cercanos, incluido el impresionante Teatro Juárez y la imponente y dramática escalinata de la Universidad de Guanajuato.

También te puede interesar:  México, el país de América con más sitios Patrimonio de la Humanidad

Dejando a un lado los edificios, tal vez no haya una ciudad que rinda homenaje al legado del autor de “Don Quijote”, Miguel de Cervantes, más que a Guanajuato.

De hecho, cada mes de octubre es sede del Festival Internacional Cervantino, una increíble celebración de arte, literatura y música que ayuda a aumentar temporalmente la población de la ciudad de calles estrechas durante su duración de un mes.

Lea el reportaje completo aquí

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here