El Puma indaga en altamar los efectos del fenómeno El Niño

Recientes

Tiene 61 años pero parece de 38 y hoy revela su secreto ‘anti-edad’

Esta es la increíble historia de Dave Pascoe, el biohacker que desafía al tiempo y hace que la vejez parezca un juego de niños! Imagínense esto: un estadouni...

¿Las altas temperaturas nos vuelven violentos?

Los primeros meses del 2024 han estado marcados por un alza en la temperatura en diversas zonas del país. De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua, estad...

Redescubre la UNAM sepulcros mayas decorados con pintura mural

En el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM se realiza un inventario de las antiguas tumbas mayas de México que están acompañadas de pintura mura...

WhatsApp, aliado del mundo laboral

Aun cuando puede tener una connotación y reputación lúdica, WhatsApp, la aplicación de mensajería más usada por internautas en el planeta ha sido “reclutada”...

Descentralizar el arte

Para incentivar el desarrollo artístico y el pensamiento creativo a nivel local y regional, la descentralización del arte y la cultura es fundamental, asegur...

Compartir

Este viernes 26 de enero zarpó el buque oceanográfico El Puma con el objetivo de estudiar el fenómeno natural conocido como El Niño, y documentar las variaciones climáticas que provoca.

Se trata de evaluar las distribuciones oceanográficas de diversas variables de interés (físicas, químicas, biológicas y geológicas) en el Pacífico mexicano. Se contribuirá así a la comprensión multidisciplinaria de la dinámica oceánica de los eventos de El Niño-Oscilación del Sur, ENOS o ENSO (inglés) en el contexto del cambio global en proceso.

El Niño, fenómeno global de variabilidad océano-atmósfera que ocurre en el océano Pacífico, es una de las principales causas de eventos extremos y cambios estacionales a escala global, alertó un grupo de expertos de los institutos de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) y Geofísica (IGf) de la UNAM, quienes iniciaron una campaña de investigación en el buque oceanográfico El Puma para estudiar el fenómeno.

Se requieren con urgencia estudios a profundidad debido a que hoy en día un evento ENSO está en pleno desarrollo, y se predice que alcanzará su máxima intensidad durante el invierno de 2023-2024. Si bien lo que ocurre en la superficie del océano se puede valorar con imágenes de satélite, lo que sucede bajo la superficie durante estos fenómenos requiere de observaciones oceanográficas directas, advirtieron los responsables del estudio: María Adela Monreal Gómez y Martín Marino Ibarra, investigadores del ICML, y Ligia Pérez Cruz y Miguel Ángel Díaz Flores, del IGf.

La UNAM cuenta, en el ICML y en el IGf, con personal académico, laboratorios y equipos para estudios oceanográficos, así como con el Buque Oceanográfico El Puma, diseñado y equipado para proyectos como éste.

La conjunción de lo anterior ofrece la posibilidad de atender a tiempo el estudio del fenómeno El Niño que está ocurriendo. Por ello, se ha planteado el proyecto de investigación “Efectos de El Niño-Oscilación del Sur (ENSO) en el Pacífico Mexicano durante el evento 2023-2024”, con el objetivo de evaluar las distribuciones oceanográficas de diversas variables de interés (físicas, químicas, biológicas y geológicas) en el Pacífico mexicano durante el evento ENSO 2023-2024 para contribuir a la comprensión multidisciplinaria de la dinámica oceánica de los eventos ENSO en el contexto del cambio global en proceso.

También te puede interesar:  Crece presencia militar China en AL

Oscilación del Sur

El Niño es el fenómeno global de variabilidad océano-atmósfera más importante del Pacífico Tropical. A través de teleconexiones atmosféricas, el ENSO es también una de las principales causas de eventos extremos y cambios estacionales a escala global.

El ENSO es un fenómeno global recurrente con ciclicidad de 2 a 7 años, que implica cambios en el patrón de viento, en la temperatura superficial en el Océano Pacífico central y oriental. El patrón de calentamiento oscilante durante El Niño afecta directamente a los patrones de precipitación en los trópicos, e influye en el clima de todo el mundo. Los primeros indicios de la presencia de un evento como El Niño son el aumento de la temperatura superficial del mar y la disminución de la concentración de clorofila-a, respecto a los valores normales.

Al respecto, si bien se documentan regularmente las variaciones superficiales de temperatura y clorofila-a, para evaluar lo que sucede en tiempo real, se requiere de observaciones oceanográficas in situ para evaluar los cambios subsuperficiales durante el ENSO. Las anomalías subsuperficiales pueden tener importantes variaciones espaciales y afectar a la productividad y a las comunidades planctónicas, así como a la cascada de efectos hacia el resto de las comunidades marinas y los potenciales pesqueros de las regiones del Pacífico mexicano.

Es de gran relevancia documentar las variaciones oceanográficas asociadas a eventos ENSO y generar conocimiento interdisciplinario al respecto, ante la incertidumbre y riesgos actuales que representan los procesos de cambio global, como lo ilustró recientemente el huracán Otis en el Pacífico mexicano. Los líderes del proyecto son Monreal Gómez y Merino Ibarra del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, y Ligia Pérez Cruz y Miguel Ángel Díaz Flores del de Geofísica.

También te puede interesar:  UNAM niega que otorgara 'Doctorado Honoris Causa' a la cantante Tatiana

Los dos últimos se embarcaron del 26 de enero al 9 de febrero con un grupo de académicos y estudiantes de la UNAM, para realizar la colecta de muestras y el registro de datos oceanográficos a bordo del buque El Puma.

La realización de una expedición de la comunidad de científicos del país en el Pacífico mexicano para estudiar el fenómeno de El Niño es crucial para comprender los impactos específicos en la región.

Al respecto surgen las siguientes preguntas de investigación: ¿Cómo afecta El Niño a los patrones climáticos locales en el Pacífico mexicano y sus regiones circundantes?, ¿Cuáles son las consecuencias de dicho fenómeno en la biodiversidad marina en esta área?, ¿Existen patrones históricos que permitan prever la intensidad y duración de los eventos de El Niño en esta área? Y ¿Cómo interactúa El Niño con otros fenómenos climáticos locales en el Pacífico mexicano?

Responder estas preguntas contribuirá no sólo al entendimiento de El Niño en un contexto regional sino también a la formulación de estrategias de adaptación y mitigación para los impactos derivados de este fenómeno climático.

Llevar a cabo este tipo de investigaciones implica la inversión significativa de recursos financieros debido a los altos costos que conlleva el utilizar plataformas oceanográficas ad hoc. Esta campaña ha sido posible gracias al apoyo de la Universidad a través de la Coordinación de Plataformas Oceanográficas de la Coordinación de la Investigación Científica que han brindado los recursos financieros, administrativos y de logística para que dicha campaña se realice, y apoyar así, una vez más, el desarrollo de la investigación científica en México.

Los institutos de Ciencias del Mar y Limnología y de Geofísica además de recursos humanos aportan recursos para la logística de la campaña.

Comentarios