El cine de horror a menudo tiene un problema con las secuelas. Mientras que películas como ‘El Padrino’, ‘X-Men’ o ‘Star Wars’ pueden argumentar que sus segundas partes son tan buenas  o incluso superiores a las originales, es difícil aseverar lo mismo cuando se trata de asustar a la gente con una fórmula determinada. La razón es simple: una vez que la familiaridad se hace presente, se complica que el público replique el miedo que sintió en un principio.

conjuro (4)No obstante, a veces basta poner la obra en manos de alguien poseedor de suficiente paciencia en el desglose del material argumental para que la fórmula no pierda efectividad. Es el caso de ‘El Conjuro 2’ (‘The Conjuring 2’, d. James Wan), un filme de horror sobrenatural que emprende el viaje por la misma ruta que su exitosa predecesora de 2013, pero altera ligeramente su aproximación a la narrativa para conservar algo del impacto en la audiencia.

La historia parte de un prólogo ubicado en Amityville, Nueva York, donde el célebre caso de una casa embrujada deja anímicamente maltrecha a la pareja de investigadores paranormales formada por Lorraine Warren (Vera Farmiga) y su esposo Ed (Patrick Wilson). De pronto partimos al otro lado del Atlántico, donde la atribulada clasemediera Peggy Hodgson (Frances O’Connor) intenta sacar adelante a sus cuatro hijos, hasta que una extraña presencia comienza a manifestarse en el entorno familiar.

conjuro (3)El director Wan se toma su tiempo (y de sobra) para establecer las personalidades de los Hodgson, lo que solidifica nuestro interés en sus respectivos destinos y permite recrear una atmósfera de tensión creciente a lo largo del primer acto. Habrá quien piense que éste resulta demasiado prolongado, pero es difícil limitar al realizador una vez que apreciamos con detenimiento el minucioso trabajo que hay en cada escena, en cada rincón sombrío, en cada nueva intrusión visual que nos toma por sorpresa.

La situación va en escalada hasta que al fin los Warren deciden volar al municipio londinense de Enfield para estudiar el caso de los Hodgson. De pronto surgen dudas sobre la veracidad de la historia, pues la misma depende de los testimonios de impresionables menores de edad. Sin embargo las pruebas de que algo misterioso ocurre en esa humilde residencia se manifiestan a través de sucesos inexplicables, y llega el momento de enfrentar a estos espíritus inquietos que cada vez se muestran más hostiles.

También te puede interesar:  Narcotráfico: Tillerson reconoce que EU es el mayor mercado

conjuro (2)El punto en el que ‘El Conjuro 2’ se ve obligado a extralimitarse con tal de seguir asustando a la audiencia puede ser criticable para quienes prefieren los discretos (pero efectivos) momentos tensionales de la original. En la secuela vemos a estos seres sobrenaturales con mayor frecuencia y claridad, y hay que admitir que van de lo desagradable a lo francamente horrorífico. ¿Es eso bueno? Desde el punto de vista de mantener el tono abordado previamente, no. ¿Pero es efectivo? A mi modo de ver lo es, y de sobra.

En resumen, Wan logra dos grandes triunfos al dirigir esta secuela: por un lado hace que nos interesemos en las vidas de sus protagonistas en vez de estar anticipando morbosamente los males que pueden caer sobre sus personas, y por otro construye una trama paciente, incrementalmente tensa y captada magistralmente por la cámara, cuyo estilo obedece bien a la naturaleza de una historia “basada en hechos reales”. Sea lo de cada quien, el director puede manipular magistralmente nuestras expectativas medrosas con instancias tan simples como el girar de un quinetoscopio, una tabla de “Ouija” casera o una sombra en un pasillo.

conjuro (1)Otro aspecto a resaltar son las muy convincentes actuaciones del elenco infantil de la cinta. A menudo es un punto débil, que se resuelve comúnmente con niños que, al menos, sepan “gritar bien” a cuadro. Aquí hay que aplaudir el desempeño de Madison Wolfe, Lauren Esposito, Benjamin Haigh y Patrick McAuley como los pequeños del clan Hodgson, pero resaltando a las dos niñas como auténticos motores emotivos de la historia, particularmente en sus interacciones con su madre.

También te puede interesar:  Dreams Playa Mujeres Golf & Spa Resort

La química entre Wilson y Farmiga como el matrimonio Warren era palpable desde la primer película, pero aquí encuentra variantes melodramáticas aún más sólidas. Es claro que el efecto que tienen estos fenómenos naturales afectan a Lorraine con particular fuerza, pero nunca la vemos como una persona victimizada por las circunstancias, sino que se empeña en enfrentar con fortaleza cada nuevo reto. Por su parte Ed ofrece una visión compasiva, pero competente, a la hora de estudiar el fenómeno, lo que le lleva a encontrar las respuestas en el raciocinio y no en simples casualidades argumentales, un pecado común del cine de horror convencional.

conjuro (5)Al final del día ‘El Conjuro 2’ no es superior a la anterior, pero resulta casi igual de efectiva. Quizá sus dos horas con 19 minutos sean un poco excesivas, y un par de clichés del género se aprecian aquí y allá. También he escuchado algunas quejas sobre el aspecto de cierta criatura maligna que se aparece en la casa de los Hodgson, pero al venir de aficionados enfermizos del horror sobrenatural he decidido tomarlos con ciertas reservas. Yo no soy devoto de ir al cine a que me asusten, pero si termino por asistir a la sala me gusta salir de ella con algo de nerviosismo latente y algo que recomendar al aficionado casual. Creo que este filme cumple en ambos aspectos.

Sí­ganme en TWITTER (@FinisimaPersona)

Y escúchenme en Junkie.mx/ff

Comentarios
+ posts

He dirigido revistas como Men'™s Health, ESPN Deportes y SOBeFiT, pero mi pasión es ver, analizar, diseccionar, eviscerar y disfrutar pelí­culas, tanto en el podcast Finí­simos Filmes como en diversas colaboraciones y columnas. Maté a un hombre en el ring. OK, quizá no, pero serí­a una gran historia'¦