Pfizer Inc ha comenzado un ensayo clínico de etapa inicial en Estados Unidos de una terapia oral anti COVID-19 que podría ser recetada a los pacientes con las primeras señales de la infección, dijo el martes la compañía.

La farmacéutica, que desarrolló la primera vacuna contra el COVID-19 autorizada en Estados Unidos junto a su socia alemana BioNTech SA, dijo que su candidata a antiviral mostró en los estudios de laboratorio una actividad potente contra el CoV-2, el virus que causa la enfermedad.

La candidata de Pfizer, llamada PF-07321332, es un inhibidor de peptidasas que evita que el virus se replique en las células.

Los inhibidores de peptidasas han sido efectivos para tratar otros patógenos virales como el VIH o la hepatitis C, ambos por sí mismos o con su propia combinación de otros antivirales, dijo la compañía.

También te puede interesar:  AMLO, dispuesto a ponerse vacuna COVID-19

Pfizer cree que esta clase de moléculas puede proveer tratamientos que serán bien tolerados ante el COVID-19, ya que actualmente está promocionando terapias que trabajan con estas mismas tecnologías y que no han reportado problemas de seguridad.

La farmacéutica también está estudiando una candidata antiviral administrada por vía intravenosa, que se encuentra etapa inicial de pruebas clínicas entre voluntarios hospitalizados por COVID-19.

«Juntas (la terapia oral y la vía intravenosa) tienen el potencial de crear un paradigma de tratamientos de principio a fin que complementan la vacunación en casos en que de todas formas se manifiesta la enfermedad», dijo el presidente de información médica de Pfizer, Mikael Dolsten, en un comunicado.

También te puede interesar:  Obligatorio usar cubrebocas en CDMX

La candidata de Pfizer está por detrás de otras dos terapias antivirales que están en ensayos de media etapa; la primera desarrollada por Merck & Co y Ridgeback Bio; y la segunda por Roche Holding y Atea Pharmaceuticals.

Información de Reuters

Comentarios
+ posts