La cantante Mel B (exintegrante de las Spice Girls) anunció a finales del año pasado que quiso practicarse la exfoliación vaginal luego de terminar su relación con el productor musical Stephen Belafonte, con quien estuvo casada por 10 años.

La ex-Spice Girl contó para The Guardian que cuando rompió con el productor Stephen Belafonte se sometió a un proceso de exfoliación de vaginal para no tener rastros de él en su cuerpo.

«Exfoliaron el interior de mi vagina y pusieron un tejido nuevo. Es como lo que se haría la víctima de una violación: básicamente quieres limpiarte de arriba a abajo«, declaró luego de terminar su relación tras malos tratos, abusos sexuales y numerosas infidelidades.

Pero la idea de quien no quiso que la última persona que había estado en su interior fuera un «monstruo» es pésima para la salud, según la ginecóloga Jen Gunter, quien opina que ninguna mujer debería plantearse la posibilidad de realizarse tal práctica.

También te puede interesar:  Operan cáncer con robot en CDMX

«La pared vaginal se regenera por sí sola cada 96 horas, y sus células cada 4 horas. Si quieres librarte de cualquier resto físico de un hombre, tu vagina hará todo el trabajo por ti. Cualquier rasguño en el tejido vaginal puede dañar el ecosistema vaginal, además de agravar los síntomas de un hipotético virus del papiloma humano o de verrugas genitales», explica la autora del libro The Vagina Bible (La Biblia de la vagina).

Gunter insiste sobre los riesgos que puede conllevar esta práctica estética y que podría poner en peligro la salud del la mujer.

“Cualquier rasguño en el tejido vaginal puede dañar el ecosistema vaginal, además de agravar los síntomas de un hipotético virus del papiloma humano o de verrugas genitales”, explica Gunter.

También te puede interesar:  José José ingresa de emergencia al hospital en Miami

“También puede aumentar la exposición de una mujer a una posible infección”.

Mel B rompió con Belafonte el 21 de marzo de 2017 tras acusaciones de malos tratos, abusos sexuales, engaños y numerosos litigios judiciales. Poco después se hizo esta operación de alto riesgo para su salud íntima.

Así lo contaba en el podcast Table Manners: “Fui a mi médico y le dije, ‘no quiero que la última persona que ha estado en el interior de mi vagina sea ese monstruo’. Entonces me examinó y me explico que legalmente no podía hacer nada al respecto porque en realidad no necesitaba ninguna operación”.

Este consejo no detuvo a la cantante británica, quien acabó pidiéndole a este ginecólogo el exfoliamiento vaginal.

Con información de Agencias

Comentarios