La mañana de este martes se informó que Nueva York, California e Illinois declararon sus ciudades en estado de emergencia, ello en respuesta al brote sin control de la viruela del mono, que continúa propagándose casi tan rápido como el COVID-19 lo sigue haciendo a este punto, pese a los métodos de vacunación y la información disponibles tras la pandemia.

La declaración tiene el propósito de aumentar y reforzar el número de vacaciones y así detener el alza de nuevas infecciones.

En conjunto, los tres estados representan casi la mitad de las 6 mil personas contagiadas con viruela del mono en Estados Unidos (EU), además de que mantienen el estatus de las tres ciudades más grandes del país, acrecentando así el temor a una propagación mundial en poco tiempo, pues conlleva el contagio de una enfermedad de la cual se sabe muy poco.

También te puede interesar:  WhatsApp le dice 'adiós' a las capturas de pantalla de tus chats

“California está trabajando para garantizar que las personas en mayor riesgo sean nuestro foco para las vacunas, el tratamiento y la divulgación”, declaró Gavin Newsom, gobernador de California, mediante un comunicado emitido este martes.

A todo esto, se sabe que el director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, designó apenas este pasado mes de junio a el brote como una emergencia internacional, invitando a los países a mantenerse a alertas, a aumentar sus medidas de salubridad y a estar dispuestos a formar parte de una mayor cooperación mundial para detener el virus que se ha propagado a docenas de países en unos pocos meses.

Comentarios
Elisa Acevedo
+ posts
También te puede interesar:  "La viruela del mono debería preocupar a todo el mundo": Biden