Un niño de 11 años de edad se quitó la vida en la casa de sus abuelos debido a que su mamá no fue al festival del Día de la Madre en su escuela.

Los hechos ocurrieron la mañana del viernes en San Miguel Espejo, inspectoría perteneciente a la ciudad de Puebla.

Sumido en una fuerte depresión y tristeza, el menor escapó de este mundo ahorcándose con la cadena de su perro; su cuerpo quedó hincado.

También te puede interesar:  Cancillería revela 10 acciones de ayudas a mexicanos en Estados Unidos

Fuentes extraoficiales dieron a conocer que familiares y amigos veían al niño como muy alegre, trabajador y acomedido. Lo recuerdan como alguien que podía trabajar en casa de algún vecino a cambio de unas monedas. “Le gustaba ganarse la vida”, señalaron.

También te puede interesar:  Un niño de nueve años recibe un disparo mientras jugaba en la calle

La fuente agregó que en la primaria donde el pequeño cursaba el quinto grado, organizaron el festival del Día de las Madres; a él no le compraron la vestimenta requerida y su mamá no pudo asistir al evento escolar.

Los abuelos, que eran como los segundos padres, dieron la lamentable noticia a la mamá.

Comentarios