Imagen Referencial

La captura del presunto autor intelectual del homicidio de nueve integrantes de una comunidad mormona de origen estadounidense en 2019 en el norte de México representa un paso relevante para esclarecer el caso, afirmó a Reuters un familiar de las víctimas del cruento ataque, en el que murieron mujeres y niños.

El lunes, las fuerzas de seguridad detuvieron en el municipio Nuevo Casas Grandes, en el estado norteño Chihuahua, a Roberto González, alias «El 32», del grupo criminal «La Línea», junto con otros dos presuntos integrantes de esa banda, quienes además llevaban armas y droga, dijo la Fiscalía el miércoles.

A González «se le atribuye presuntamente la autoría intelectual» de la muerte a tiros de las familias mormonas LeBaron, Miller y Langford aseguró la Fiscalía. Además, lideraría el grupo «La Línea» en el municipio de Madera, del mismo estado.

«Falta mucho, falta demasiado aún para esclarecer los hechos, aunque es relevante para nosotros la detención de estas personas para avanzar en el caso», dijo a Reuters Adrián Lebarón, quien perdió a una hija y tres nietos en el ataque.

También te puede interesar:  Madre apuñala y mata a su hija para vengarse de su exesposo

En noviembre de 2019, tres mujeres y seis niños de una cofradía mormona mexico-estadounidense perdieron las vida tras ser atacados a balazos en el norteño estado Sonora mientras viajaban a plena luz del día por caminos entre montañas.

Lebarón detalló que en una reciente audiencia judicial por el caso se mencionó que, días antes de la tragedia, el líder del extinto cártel de Guadalajara, Rafael Caro Quintero, estuvo reunido con al menos uno de los detenidos, y otras personas que perpetraron el homicidio múltiple.

Según una fuente de seguridad, en municipios aledaños a Nuevo Casas Grandes han detectado operaciones de Caro Quintero, por quien Estados Unidos ofrece una recompensa de 20 millones de dólares y al que acusa de la muerte, en 1985, del exagente de la DEA, Enrique «Kiki» Camarena.

Tras pasar 28 años en prisión, Caro Quintero fue liberado en agosto de 2013, lo que causó fuertes reclamos del gobierno estadounidense para que México lo recapturara. Desde entonces, se desconoce su paradero.

También te puede interesar:  Hallan 222 fosas clandestinas con 337 cuerpos desde que AMLO llegó al poder

Recientemente, Reuters reveló una negociación entre México y Washington para el regreso del exsecretario de Defensa Salvador Cienfuegos, detenido en Los Ángeles por narcotráfico, a cambio de colaboración para la captura de un capo de las drogas, algo que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha negado.

Desde la masacre de la comunidad mormona, el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) ha colaborado en las pesquisas, detalló Lebarón.

El martes, el embajador estadounidense en México, Christopher Landau, envió un mensaje a través de su cuenta de Twitter para felicitar a fuerzas federales por la detención. «Excelente cooperación entre autoridades de ambos países. ¡Habrá justicia!», escribió el diplomático.

Información de Reuters

Comentarios
+ posts