Alrededor de dos mil migrantes centroamericanos cruzaron este lunes el Río Suchiate, afluente que marca la frontera occidental entre Guatemala y México, pese al cerco de vigilancia que mantiene en ese punto el Gobierno mexicano. Cientos de ellos se encuentran aún en esta zona intentando ingresar en el país.

Los migrantes no pueden entrar en territorio mexicano, debido al cinturón de seguridad, que establecieron policías federales y a la presencia de un helicóptero de la Policía federal que intentó frenar su avance.

También te puede interesar:  “Ride” compartido: Llega UberPool

El sobrevuelo de la aeronave provocó fuertes vientos y oleajes, desatando el temor entre los migrantes que se encuentran en el río.

Esta situación ha desatado polémica en redes sociales, donde algunos denuncian que las personas están siendo atacadas.

Con información de EFE, Reuters y AFP

Comentarios