Al menos dos empleados que trabajan en recintos de Estados Unidos (EU) para inmigrantes detenidos, uno en una prisión para adultos y otro en un refugio para niños, han dado positivo al coronavirus, generando preocupación sobre la potencial propagación de la enfermedad en centros de detención hacinados.

Un miembro del personal médico administrativo en el centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) en Elizabeth, Nueva Jersey, dio positivo a COVID-19, la enfermedad respiratoria provocada por el nuevo coronavirus, y actualmente está recibiendo tratamiento, dijo la portavoz del ICE Danielle Bennett en un comunicado.

También te puede interesar:  Juez suspende decisión de Donald Trump de negar asilo y beneficia temporalmente a migrantes

El ICE dijo que la persona, que no fue identificada, tenía un empleo que generalmente no involucraba contacto directo con los detenidos, sin entregar más detalles.

La agencia ha dicho que ninguno de los cerca de 38,500 inmigrantes bajo custodia en más de 200 instalaciones en Estados Unidos ha dado positivo a la enfermedad, altamente contagiosa. Pero el ICE no entregó una actualización de cuántos detenidos habían sido sometidos a exámenes o aislados con síntomas sospechosos.

También te puede interesar:  Miembros de ONG’s pedían sexo a cambio de comida a niños refugiados

En Aurora, Colorado, 10 detenidos fueron puestos en cuarentena para observación después de «reportes de posible exposición al COVID-19», pero ninguno ha dado positivo hasta la fecha, dijo el ICE.

Por separado, cerca de 3,600 niños inmigrantes que entraron solos al país o fueron separados de adultos en la frontera entre Estados Unidos y México permanecen bajo custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados.

Con información de Reuters 

Comentarios