Tropas israelíes se concentraban en la frontera de Gaza el jueves, mientras militantes palestinos continuaban con el lanzamiento de cohetes en unas intensas hostilidades que han causado preocupación internacional y desencadenado enfrentamientos entre judíos y árabes en Israel.

La violencia entre judíos israelíes y la minoría árabe del país empeoró de la noche a la mañana, con sinagogas atacadas y peleas en las calles de algunas comunidades.

En medio de una creciente preocupación de que la violencia que estalló el lunes pueda salirse de control, Estados Unidos mandó a un enviado, Hady Amr, a la región. No obstante, los esfuerzos por poner fin a las peores hostilidades en años parecen no haber progresado hasta ahora.

En una nueva ofensiva aérea contra Gaza, Israel atacó un edificio residencial de seis pisos en la ciudad de Gaza que, según dijo, pertenecía a Hamas, el grupo islamista que controla el enclave palestino.

Al menos 83 personas han muerto en Gaza desde que la violencia se intensificó el lunes, dijeron los médicos, complicando a unos hospitales que ya estaban bajo una fuerte presión durante la pandemia de COVID-19.

«Nos enfrentamos a Israel y al COVID-19. Estamos entre dos enemigos», dijo Asad Karam, un trabajador de la construcción de 20 años, de pie junto a una carretera dañada durante los ataques aéreos. Un poste de electricidad se había caído junto a la carretera y sus cables estaban cortados.

También te puede interesar:  Inicia juicio de impeachment contra Trump en el Senado

En los últimos ataques palestinos, un cohete se estrelló contra un edificio cerca de la capital comercial de Israel, Tel Aviv, hiriendo a cinco personas, informó la policía. Las sirenas sonaron en las ciudades del sur de Israel y miles de personas corrieron en busca de refugio.

Siete personas murieron en Israel, según el ejército.

«Todo Israel está bajo ataque. Es una situación muy aterradora», dijo Margo Aronovic, una estudiante de 26 años, en Tel Aviv.

Israel situó tropas de combate a lo largo de la frontera de Gaza y estaba en «varias etapas de preparación de operaciones terrestres», dijo un portavoz militar, una medida que recuerda incursiones similares durante las guerras Israel-Gaza de 2014 y 2008-2009.

Las autoridades sanitarias de Gaza dijeron que están investigando la muerte de varias personas durante la noche que, según indicaron, podrían haber inhalado gas venenoso. Se estaban examinando muestras y aún tenían que sacar conclusiones finales, afirmaron.

También te puede interesar:  FOTOS: Aterrizaje forzoso en el aeropuerto de Guyana deja varios heridos

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que espera que los combates «se cierren más temprano que tarde». Un ministro británico instó a Israel y Hamas a «dar un paso atrás» de la escalada.

En los combates que se viven dentro de Israel, donde parte del 21% de la minoría árabe está participando en protestas propalestinas violentas, los ataques de judíos contra árabes que cruzan áreas de mezcla étnica empeoraron.

Una persona estaba en condición crítica tras haber recibido disparos árabes en la localidad árabe-judía de Lod, donde las autoridades impusieron un toque de queda, dijo la policía. Durante la noche hubo más de 150 arrestos en Lod y localidades árabes del norte de Israel, según la policía.

El presidente israelí, Reuven Rivlin, pidió poner fin a «esta locura».

Información de Reuters

Comentarios
+ posts