La jueza Ruth Bader Ginsburg, una progresista incondicional de la Corte Suprema de Estados Unidos desde 1993, murió el viernes a la edad de 87 años, en su casa de Washington por complicaciones de un cáncer pancreático metastásico, dijo la corte en un comunicado.

Ginsburg fue una defensora de los derechos de la mujer, se convirtió en un icono para los progresistas estadounidenses.

Ruth Bader Ginsburg, de nacimiento Joan Ruth Bader, fue la segunda mujer para servir en la Corte Suprema, era la menor de los dos hijos de Nathan Bader y Celia Bader.

Fuera de su familia, Ginsburg comenzó a usar el nombre de “Ruth”, ingresó a la Universidad de Cornell con una beca completa. Durante su primer semestre, conoció a su futuro esposo, Martin (Marty) Ginsburg, quien también era estudiante en Cornell y se convirtió en un destacado abogado fiscal a nivel nacional.

Estuvo influenciada por dos profesores, a quienes conoció en Cornell: el autor Vladimir Nabokov, quien le dio forma a su pensamiento sobre la escritura, y el abogado constitucional Robert Cushman, quien la inspiró a seguir una carrera legal.

Ruth completó sus estudios y formó parte del equipo editorial de Harvard Law Review, fue la primera mujer en hacerlo, y completó su educación legal en Columbia Law School, sirviendo en la revisión de leyes y graduándose en un empate por el primer lugar en su clase en 1959.

Pese a sus excelentes credenciales, luchó por encontrar empleo como abogada, debido a su género y a que era madre. Uno de sus profesores de derecho de Columbia abogó por ella y ayudó a convencer al juez Edmund Palmieri del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York de ofrecerle a Ginsburg una pasantía.

Contratada por la Facultad de Derecho de Rutgers como profesora asistente en 1963, el decano de la escuela le pidió que aceptara un salario bajo debido al trabajo bien remunerado de su esposo.

En 1970, Ginsburg se involucró profesionalmente en el tema de la igualdad de género cuando se le pidió que presentara y moderara un panel de discusión de estudiantes de derecho sobre el tema de la «liberación de la mujer». Ginsburg se asoció con la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) para redactar informes en dos casos federales; la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos en el último caso, Reed v. Reed, fue la primera en la que se anuló una ley basada en el género sobre la base de la cláusula de protección igualitaria.

También te puede interesar:  Trump pinta mal la bandera de EE.UU frente a niños ¡Como si fuera la de Rusia!

Durante el resto de la década de 1970, Ginsburg fue una figura destacada en los litigios por discriminación de género.

En 1980, el presidente demócrata de los Estados Unidos. Jimmy Carter nombró a Ginsburg para la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia en Washington, D.C. En 1993, pronunció la Conferencia de Madison en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, ofreciendo una crítica del razonamiento, aunque no el fundamento definitivo, de Roe v. Wade (1973), el famoso caso en el que la Corte Suprema encontró un derecho constitucional de la mujer: elegir tener un aborto.

El 14 de junio de 1993, el presidente demócrata de Estados Unidos. Bill Clinton anunció su nominación de Ginsburg a la Corte Suprema para reemplazar al juez en retiro Byron White, fue respaldada por unanimidad por el Comité Judicial del Senado y confirmada por el pleno del Senado.

En la Corte, se hizo conocida por su participación activa en los argumentos orales y su hábito de usar jabots o cuellos con sus túnicas judiciales, algunas de las cuales expresaban un significado simbólico.

Aunque Ginsburg tendía a votar con otros jueces liberales en la Corte, se llevaba bien con la mayoría de los jueces conservadores que habían sido nombrados antes que ella.

Ginsburg atrajo la atención por varias opiniones disidentes fuertemente redactadas y leyó públicamente algunas de sus disidentes desde el tribunal para enfatizar la importancia del caso. Dos de esas decisiones de 2007 se referían a los derechos de la mujer. El primero, Gonzales v. Carhart, ratificó la Ley federal de prohibición del aborto por nacimiento parcial con una votación de cinco a cuatro. Ginsburg condenó la sentencia como «alarmante», argumentando que «no puede entenderse como otra cosa que un esfuerzo por socavar un derecho declarado una y otra vez por este Tribunal».

También te puede interesar:  Corte suprema revisará constitucionalidad de periodo de magistrados electorales

Con las jubilaciones de los jueces David Souter en 2009 y John Paul Stevens en 2010, Ginsburg se convirtió en el juez de mayor rango dentro del bloque liberal.

Durante la administración Obama, Ginsburg se convirtió en una heroína popular progresista y feminista. Sin embargo, citando su edad avanzada y preocupaciones sobre su salud, luego de que sobrevivió dos veces al cáncer, liberales argumentaron que debería retirarse para que Obama nominara un reemplazo liberal. Ginsburg respondió refrendando su intención de continuar mientras pudiera realizar su trabajo.

Así, con la victoria electoral de Trump se renovaron las críticas por no haberse retirado mientras Obama era presidente, para que este nominara a alguien de la misma corriente.

Tras su deceso, afligidos estadounidenses se reunían en improvisados sitios de conmemoración a lo largo de todo el país el sábado para guardar luto tras el fallecimiento de la figura liberal y feminista, al tiempo que políticos y celebridades le rendían tributo en Internet.

La candidata a la vicepresidencia por el Partido Demócrata, Kamala Harris, y su esposo, Douglas Emhoff, se sumaron a una multitud en los alrededores de las escalinatas de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos en Washington por la mañana.

Ginsburg fue «titánica, una defensora incansable de la justicia, y una gran mente legal para todos los tiempos», escribió Harris en un tuit con una foto de la visita.

«Tengo el corazón roto», escribió la actriz Jennifer Lopez en Instagram.

En Cambridge, Massachusetts, Cynthia Enloe canalizó su dolor haciendo un cartel que alentaba a los conductores de autos a sonar las bocinas en honor de la pionera de los derechos de las mujeres, en una intersección de calles muy concurrida.

En Nueva York, el gobernador Andrew Cuomo reveló planes para erigir una estatua de Ginsburg en el barrio de Brooklyn, donde nació.

«Su legado continuará en el progreso que ella creó para nuestra sociedad, y esta estatua servirá como un recordatorio material de todas sus contribuciones a Estados Unidos como lo conocemos hoy y como inspiración para quienes continuarán construyendo sobre su inmensa labor por generaciones», dijo Cuomo.

Con información de Reuters y Britannica

Comentarios