La famosa fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán en 2015 a través de un túnel conectado al baño de su celda en la cárcel fue coordinada por su esposa Emma Coronel y cuatro hijos del narcotraficante mexicano, quienes compraron un terreno adyacente al penal.

Tras construir el túnel, empleados del cartel sacaron a Guzmán por éste en una motocicleta.

Dámaso López, exfuncionario y socio de Guzmán durante años, testificó este miércoles durante el juicio a Guzmán que se celebra en Brooklyn.

También te puede interesar:  México aún reconoce a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela

Coronel, quien se encontraba entre el público de la sala, escuchó el testimonio de López seria, sin inmutarse. La información la implica directamente a ella en la sonada fuga de su esposo, quien fue arrestado unos meses después en la ciudad de Los Mochis.

López dijo que en 2016 se intentó volver a ayudar a “El Chapo” a fugarse a través de un pago de dos millones de dólares al entonces director del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención de Readaptación Social.

También te puede interesar:  Con estampillas pintan un ‘Barack Obama’

López no dio el nombre de quien ocupaba el puesto en ese momento. El pago no sirvió de nada ya que Guzmán sigue preso y fue extraditado en 2017 a Estados Unidos.

Comentarios
+ posts