Un cable roto puede ser una amenaza para tu teléfono (y para ti).

Usar un cable defectuoso para cargar el teléfono puede parecer inofensivo, pero a veces puede tener consecuencias inesperadas (e incluso trágicas).

Sin embargo, hay mucha confusión acerca de hasta qué punto un cable dañado puede estropear el celular o poner en peligro a su dueño. Lo mismo ocurre con los cargadores falsificados.

Especialmente desde la crisis de Samsung y las baterías «explosivas» de los Galaxy Note 7, han sido muchas las especulaciones sobre esa cuestión.

Cubrir la parte dañada del cable de tu cargador no evita que la batería del teléfono pueda sufrir daños.

Con información de BBC Mundo

Comentarios