La empresa Johnson & Johnson (J&J) conocía desde hacía décadas que sus polvos de talco contenían asbesto, un mineral de composición y caracteres semejantes a los del amianto y con efectos nocivos para la salud, según lo expuesto en una investigación publicada por la agencia de noticias Reuters.

En agosto de 2017, un jurado de EUA condenó a J&J a pagar 417 millones de dólares por no advertir del riesgo de cáncer vinculado al uso de sus productos de talco y, en julio de 2018, otro jurado ordenó a la compañía a indemnizar con 4,690 millones de dólares a 22 mujeres y sus familias que responsabilizan a sus productos de talco de haberles causado cáncer de ovarios.

También te puede interesar:  Primeras planas en los estados

Por su parte, J&J cargó contra la veracidad de la información en un comunicado: «El artículo de Reuters es unilateral, falso e inflamatorio. En pocas palabras, la historia de Reuters en una teoría conspiratoria absurda que aparentemente ha durado más de cuarenta años y que ha sido orquestada por generaciones de reguladores globales y los científicos y las universidades más destacadas del mundo, así como los laboratorios independientes más importantes y los propios empleados de J&J», dijo la empresa.

Valor de las acciones de J&J se desmoronaron

El Banco estadounidense Wells Fargo consideró este viernes «excesiva» la caída en la bolsa de Wall Street del gigante farmacéutico y de productos de higiene Johnson & Johnson (-9,95 %) tras la difusión de la información.

También te puede interesar:  Migrantes centroamericanos socorren a mexicanos por sismo

El banco indicó a sus clientes que todavía creía que «las acciones de Johnson & Johnson (J&J) tendrán un rendimiento mejor» a pesar de dichas alegaciones, así como que las ventas de sus acciones en el parqué neoyorquino «es probablemente exagerada», según recoge el canal CNBC.

Reportes posteriores de la empresa y laboratorios externos arrojaron hallazgos parecidos hasta principios de la década del 2000.

Johnson & Johnson dijo el viernes en un comunicado que «miles de pruebas independientes realizadas por reguladores y los principales laboratorios del mundo han comprobado que nuestro talco para bebés nunca tuvo asbesto».

Con información de Reuters

Comentarios