La Iglesia Católica prohibió a sus seguidores, esparcir las cenizas de los difuntos, dividirlas entre los familiares o que sean conservadas en casa.

A través del documento “Instrucción Ad resurgendum cum Christo”, el cual sustituye uno de 1963, se anuncian las nuevas medidas de sepultura y cremación de los fieles difuntos.

“Para evitar cualquier malentendido panteísta, naturalista o nihilista, no será permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua, o en cualquier otra forma; o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos”, señala el documento.

Además señala que “en el caso de que el difunto hubiera dispuesto la cremación y dispersión de sus cenizas en la naturaleza por razones contrarias a la fe cristiana, se le han de negar las exequias”.

Según la Iglesia Católica no se pueden permitir actitudes o rituales que conlleven conceptos “erróneos de la muerte”.

También te puede interesar:  Roban perrita rescatista en Nuevo León

En caso de que las cenizas se pretendan conservar en el hogar, solo se permitirá “en caso graves y excepcionales circunstancias”.

“La conservación de las cenizas en un lugar sagrado puede ayudar a reducir el riesgo de sustraer a los difuntos de la operación y el recuerdo de los familiares y de la comunidad cristiana. […] Se evita la posibilidad de olvido, la falta de respeto y malos tratos que pueden sobrevenir sobre todo una vez pasada la primera generación, así como prácticas inconvenientes o supersticiosas”, dice el documento presentado por el consultor de la Congregación de la Doctrina de la Fe, el español Ángel Rodríguez Luño.

Por eso, se espera que las cenizas sean resguardadas en un lugar sagrado, como un cementerio, iglesia o área dedicada a tales fines.

También te puede interesar:  Hoy No Circula; mala calidad del aire

A su vez, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Gerhard Mueller, explicó que “los muertos no son propiedad de los familiares”, ya que “son hijos de Dios, forman parte de Dios, y por ello no se celebran ritos privados sino ceremonias públicas y esperan en un campo santo su resurrección”.

Con información de EFE

Comentarios
+ posts

Expertos en comunicación y estrategia, especializados en la evaluación, desarrollo y supervisión de la imagen pública.

¿Ya nos conoces?