La actriz Laura Zapata hizo pública una denuncia en contra de la violencia geriátrica de la que habría sido blanco su abuela Eva Mange, quien presentó al menos nueve úlceras de decúbito.

Zapata estuvo compartiendo por medio de redes sociales los protocolos a los que se vio sometida para poder encontrarse con su abuela, en medio de la pandemia por COVID-19, con motivo de su cumpleaños 103.

«Ella es mi guerrera y la amo. Hoy cumple 103 años. Ilusionada y feliz me aislé para verla y festejarla, con gran ilusión cumplí todos los protocolos para asistir a su cumpleaños. Pasé la prueba del COVID-19, pero la felicidad se convirtió en gran dolor. Así la encontré», compartió la intérprete en redes sociales, junto con una imagen en la que se observa una de las lesiones en la piel.

También te puede interesar:  Esto haría a los varones más vulnerables al SARS-CoV-2

Las escaras, úlceras por presión o úlceras de decúbito son lesiones en la piel y el tejido inferior que suelen ser ocasionadas por presión constante y prolongada en la zona; así, se disminuye el flujo de sangre, por lo que se daña al tejido.

«No puedo creer que esto esté sucediendo. Situación que me ocultaron durante todo este tiempo. Hoy por fin pude ver todo el daño ocasionado. He tomado cartas en el asunto. Cárcel a responsables», agregó en otro mensaje.

También te puede interesar:  México roza las 10,000 muertes por COVID-19
Comentarios
+ posts