Solo Dios sabe lo que mucha gente ha hecho para poder sacar adelante a un familiar enfermo de COVID-19; hay familias enteras que han realizado enormes esfuerzos com el de una jovencita originaria de Guadalajara, que hoy vive en casa sus abuelos en el Estado de México.

Se trata de Ana Paola Romero, quien, con apenas 16 años, tomó la decisión de vender parte de su cabellera, para con el dinero comprar el oxígeno para su abuelo enfermo de COVID-19.

«Prefiero perder mi cabello que perder a mi abuelito. Lo que necesitamos con urgencia es conseguir un concentrador de oxígeno y un tanque con mayor capacidad (…) Teníamos que conseguir oxígeno, veía a los adultos de mi familia preocupados porque está caro, todos estaban juntando el dinero. Entonces yo le pregunté a mi hermana si me tomaba una foto para subirla al Facebook y vender mi pelo», dijo la jovencita a Milenio.

Ana Paola, puso un anuncio en redes sociales, y vendió 75 centímetros de su cabello por la cantidad de 2,500 pesos, con los que apoyó no solo a su abuelito sino también a uno de sus tíos, ambos enfermos.

Y es que la situación en la familia de la joven es complicada, pues son 10 en total, las personas infectadas del virus en esa casa, incluyendo a Ana, y ya llevan gastados más de 40,000 pesos tanto en medicamento como en consultas.

Lo más triste del caso, es que a pesar del gesto de la joven y de la pérdida de su larga cabellera, los 2,500 no alcanzaron para pagar el tanque de oxígeno, pues un solo tanque para 24 horas tiene un costo de 5,000 pesos.

Comentarios