Leo Messi hizo saltar todas las alarmas a la media hora de juego en el Manchester United – FC Barcelona, en el encuentro de la ida de los cuartos de final de la Champions League 2018 – 2019, disputado en Old Trafford.

Un golpe en la cara de Smalling a Messi en el minuto 30 pudo traer consecuencias, pero el argentino se acabó recuperando a los cinco minutos, después de haber sido atendido por los servicios médicos blaugrana.

La preocupación llego al entorno barcelonista, porque después del codazo del lance del juego, aunque no del todo fortuito, Messi sangró por la nariz y recibió también un fuerte golpe en el párpado del ojo izquierdo.

Para fortuna del Barça, Leo Messi se restableció y pudo seguir el juego, después de la ventaja azulgrana desde el minuto 12, con el tanto en propia puerta de Shaw, que la UEFA le quitó a Luis Suárez, que remató de cabeza un centro medido también del crack argentino.

Comentarios