Nan Hauser, una bióloga marina de 63 años residente, buceaba cerca de la playa Muri Beach en las Islas Cook, junto a una ballena cuando esta comenzó a empujarla.

Al principio no entendía lo que pasaba, pero luego se dio cuenta de que tenían cerca un tiburón de cuatro metros y medio. Durante diez minutos, el cetáceo estuvo intentando protegerla bajo su aleta y evitar un posible ataque del tiburón.

Finalmente, la bióloga pudo regresar al barco con sus compañeros, no sin antes despedirse de la ballena, que subió una última vez a la superficie posiblemente para asegurarse de que la mujer se encontraba bien.

También te puede interesar:  Lo que sabemos del ataque en Valle de Bravo

Nan explicó a la prensa que al principio no había visto al tiburón y tuvo miedo de que los empujones de la ballena le rompiesen algún hueso. A pesar de haber pasado 28 años de su vida protegiendo a esta especie, reconoce que le costó darse cuenta de que lo que hacía el animal era mantenerla a salvo, esta vez, a ella.

También te puede interesar:  Volcán Popocatépetl emite nueva explosión

Con información de El País

Comentarios
+ posts

Expertos en comunicación y estrategia, especializados en la evaluación, desarrollo y supervisión de la imagen pública.

¿Ya nos conoces?