Bipolar mental health and brain disorder concept as a human head in paper divided in two colors as a neurological mood and emotion symbol or medical psychological metaphor for social behavior challenges in a 3D illustration style.

Acerca de 

Psicoanalista y psicoterapeuta de adolescentes y adultos. Docente de posgrado y ex coordinadora del Doctorado de la Asociación Psicoanalí­tica Mexicana, por su interés en la investigación en temas relacionados al psicoanálisis. Autora de diversos escritos tanto académicos como de divulgación y dos libros: 'Mitos del Diván' y 'La compulsión de repetición: La transferencia como derivado de la pulsión de muerte en la obra de Freud.'

Coautora del libro "Misión imposible: cómo comunicarse con los adolescentes" junto con Martha Páramo Riestra de Editorial Grijalbo 2015

“Estrictamente Bipolar” es el título de un libro del psicoanalista Darían Leader (Ed: Sexto Piso, 2015) con el que el autor hace alusión a la tendencia actual del ser occidental a catalogarse como pacientes con diferentes y complejos tipos de bipolaridad pues pareciera que hay un diagnóstico disponible para cada uno de nosotros. Ser “Estrictamente Bipolar” implica haber tenido episodios de depresión mayor y/o episodios de manía en diferentes variaciones (de ahí que existan tantos diagnósticos de bipolaridad).

También te puede interesar:  Trastorno dismórfico: “Tengo chueca la nariz y no puedo salir de casa”

Según el DSM IV TR la depresión conlleva algunos de estos síntomas o todos: estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, con sensaciones de tristeza o vacío, y con irritabilidad en los niños o adolescentes; disminución para obtener placer en casi todas las actividades que antes lo generaban; cambios en el peso corporal por la falta o el aumento de apetito; mucho sueño o insomnio; fatiga; sentimientos de inutilidad; ideas de muerte; dificultades para concentrarse y deterioro en las actividades cotidianas.

Por otro lado, el episodio maniaco implica un estado de ánimo anormal y persistentemente elevado, expansivo o irritable, que dura al menos una semana. Este se puede acompañar de autoestima exagerada o grandiosidad; disminución de la necesidad de dormir; que el individuo esté más hablador de lo habitual, tenga fuga de ideas o experiencia subjetiva de que el pensamiento está acelerado; distraibilidad; aumento de la actividad intencionada (ya sea socialmente, en el trabajo o los estudios, o sexualmente) o agitación psicomotora; implicación excesiva en actividades placenteras que tienen un alto potencial para producir consecuencias graves (p. ej., realizar compras irrefrenables, indiscreciones sexuales o inversiones económicas alocadas).

También te puede interesar:  ¿Y ahora qué? Cuando las relaciones de pareja terminan

Lo interesante de este libro es como Leader engarza  este diagnóstico con los tiempos posmodernos que estamos viviendo. Escribe que si la época de postguerra fue “la era de la ansiedad” y las décadas de 1980 y 1990 fueron las decadas de los antidepresivos, hoy por hoy vivimos en tiempos bipolares. Cierto es que ahora se calcula que una cuarta parte de los estadounidenses padece alguna forma de bipolaridad, y que la utilización de fármacos para estabilizar el estado de ánimo en adultos a aumentado 400 % y en niños ¡4000 %! Esto desde mediados de los 90´s.

También te puede interesar:  ¿El apego determina si somos infieles?

Lo más llamativo es que concuerda con el filósofo coreano Byung-Chul Han quien dice que en estos tiempos de sobre exigencia, uno tiende a autoexplotarse para ser cada vez mejor y más eficaz, desde la necesidad de alcanzar un ideal narcisista. Como si fuese una instalación de cables electrificados que todo el tiempo está a tope de energía, el ser humano tiende a caer en el desgaste, en el burnout: se quema. El resultado es la depresión, y más aún, la depresión narcisista por no poder estar cumpliendo constantemente con los ideales de perfección.

Por eso dice Darien Leader que el trastorno bipolar es un “empeño ilimitado con la productividad, la fama y el éxito, que convierte a los seres humanos en meras piezas de recambio, desechables, y tiene graves repercusiones en nuestra salud mental.”

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here