Un día muy interesante el pasado miércoles en el que, luego de luchar un rato con el pesado tráfico matutino de la Ciudad de México, pude llegar a las oficinas de Motorola en México.

Ubicadas en Bosques de las Lomas fue para mí un “primera vez” ya que no había tenido oportunidad de conocerlas. Los eventos anteriores de la marca siempre fueron realizaron en salones, galerías y restaurantes por lo que fue un agradable cambio.

Los ejecutivos nos recibieron en un salón -muy bien armado- con la temática del Moto Z. Cómodos sillones en un espacio dedicado al equipo principal de la marca y en donde pudimos conocer al nuevo integrante que promete competir con cualquiera que se le ponga enfrente.

En las manos el nuevo Moto Z se siente delgado y estético, pero con esa fortaleza y solidez a las que nos tiene acostumbrados la marca. Llama la atención su perfil de apenas 5-2 milímetros y su terminado brillante. La cámara resalta un poco sobre la línea original del equipo cosa que llama la atención, pero que luego queda justificada.

Por sí mismo el Smartphone es una auténtica maravilla con las más envidiables especificaciones: cuenta con pantalla Quad HD AMOLED de 5.5 pulgadas, procesador Qualcomm Snapdragon 820 con 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento interno con la posibilidad de ampliarse agregando una tarjeta microSD de hasta 2 TB.

Incluye una cámara de 13 MP con estabilización óptica de imagen y enfoque automático láser (el que habíamos visto en el 4G Plus), cámara frontal de 5 MP con lente de ángulo amplio, nano recubrimiento impermeable a prueba de salpicaduras y escurrimientos, lector de huella digital, un día de batería con el impresionante cargador TurboPower.

Por supuesto que es un equipo de alta gama destinado a estar entre los más deseados del mercado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hasta aquí podríamos decir que el Moto Z es una gran smartphone, pero esta vez (una vez más), Motorola ha decidido llevar aún más allá su concepto de Smartphone para entregar una serie de aditamentos que, sinceramente, son impresionantes.

Si uno mira la parte posterior del equipo notará que tiene un par de líneas de conectores que, tal vez y en un principio, parezcan raros o antiestéticos, sin embargo, tienen una gran función y ésta es la de acoplarse con los Moto Mods.

¿Qué son los Moto Mods?

Digamos que son varios módulos que se acoplan al teléfono para permitirle una serie de funciones extra. Estos son producidos por empresas que realizaron una alianza estratégica con Motorola y que entregan un producto basado en su especialidad.

Los primeros que presenta Motorola -con la promesa de que vienen muchos en camino- son básicamente cuatro, aunque uno de ellos tenga una función meramente estética.

Al igual que sus hermanos menores, el Moto Z tiene la posibilidad de utilizar diferentes tapas, en este caso las Style Shell, fabricadas de piel, madera y material sintético, pero en vez de “desarmar” el teléfono, estas se adhieren de forma magnética dándole una imagen diferente al esbelto cuerpo del teléfono.

Aunque son magnéticas, son lo suficientemente fuertes para permanecer en su lugar aunque manipulemos el equipo o lo guardemos en la bolsa.

Este es el Moto Mod más sencillo de todos y sus precios van desde los $399 pesos, las de nylon en color rojo o negro hasta las de piel o madera, que están etiquetadas a partir de los $499 pesos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El siguiente es una verdadera maravilla: De nombre Incipio Power Pack es un paquete extra de poder que agrega lo doble de la ya gran capacidad de su batería (2.200mAh). al contrario de lo que ocurre con algunas baterías extras que se pueden encontrar en el mercado, esta se integra de manera orgánica al teléfono y no se le siente “invasora” aunque, eso sí, le agrega volumen al equipo.

Tiene la capacidad de cargarse con el mismo cable del teléfono y se pone de la misma manera que la tapa Style Shell sin necesidad de armar o desarmar. Mantienen la misma firmeza a pesar de asegurarse de manera magnética al equipo.

Este tiene un precio de $1,299 pesos en distintas presentaciones.

Para los amantes del sonido Motorola presentó el JBL Soundboost, este módulo es, dicho de manera simple, dos bocinas de marca JVL que se empalman -también de forma magnética- al equipo y lo transforman en un reproductor de sonido.

No hay que hacer vinculaciones, ni bajar software ni nada, basta con “pegarlo” y comenzar a escuchar música. También se puede conectar con otros equipos para compartir lo que se escucha.

El módulo cuenta con un pequeño pie para colocarse sobre una superficie y también puede utilizarse como altavoz para llamadas. Cuenta con una batería propia con autonomía de hasta 10 horas.

Su precio es de $1,999 pesos y viene en dos colores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El cuarto Moto Mod es el Moto Insta-ShareProjector, tal como su nombre lo indica es un proyector que se adapta al teléfono y desde el cual se puede proyectar contenido (fotos, presentaciones y video) de éste. Tiene capacidad para una proyección de hasta 70 pulgadas y, por supuesto, cuenta con su propia batería.

El costo de este Moto Mod es de $5,999.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

-o-

Sumamente interesantes estos Moto Mods además de que pronto veremos nuevas opciones ya que Motorola lanzó una convocatoria de un premio de un millón de dólares para la firma que realice el complemento más creativo.

El precio del Moto Z es de $15,999 pesos, pero lo más interesante es que en México la caja contendrá el equipo además de tres de estos Moto Mods: una tapa, las bocinas de JBL así como el paquete de baterías, es decir casi $3,700 de puros accesorios extras.

Uno de los más grandes problemas, cuando hablamos de este tipo de tecnología, es que los dichosos accesorios normalmente duran lo que dura el equipo (¿un par de años?) por lo que la gente es un poco renuente a comprar cosas que saben no utilizarán por mucho tiempo.

En este caso Motorola garantizará que los Moto Mods serán compatibles por lo menos con las próximas tres generaciones de equipos; podremos cambiar de teléfono, pero el accesorio seguirá estando vigente.

Tanto el Moto Z como los Moto Mods saldrán a la venta este mes de septiembre, para aprovechar de lleno una de las mejores temporadas. No cabe duda de que pueden irrumpir de una forma muy fuerte en un mercado que ya está listo para equipos que van más allá de las simples especificaciones creando así todo un ecosistema.

No te pierdas los videos:

Comentarios

Acerca de 

Consumidor empedernido de información, lector asiduo y creador de contenidos.
Me gusta la tecnologí­a y todo lo que hay alrededor de ésta; convencido de que toda época moderna es mejor.