Escenas de la vida por Rodrigo de la Sierra en Galería Oscar Román

Acerca de 

Asesor de Arte, Coleccionista, y Director de la Galerí­a 'Oscar Román". Para él, los cimientos de una galerí­a, que nunca deben prescindir de los aspectos comerciales, están anclados en el amor al arte, es decir, antes que un negocio, la profesión de galerista es realmente una pasión.

Desde el inicio de la historia, el hombre ha tenido preocupación por su representación, utilizando diferentes medios y técnicas. El movimiento modernista del siglo XIX, abrió la posibilidad a la escultura para expandir su campo, para convertirlo en un espacio para otro tipo de reflexiones más allá de la representación clásica de la humanidad.

De la Sierra quién al inicio de su formación se dedicó a la escultura clásica la cuál elaboró con suma exactitud, se dio paso a la creación de narrativas a partir de una comedia trágica, creando un personaje “Timoteo”, al que cariñosamente apodó “Timo”.

El trabajo de Rodrigo de la Sierra demuestra el compromiso que el artista tiene tanto con la disciplina artística como con la contemporaneidad del mundo. Escenas de la vida parte de la metáfora de la representación humana para trascender tiempos y contextos.

De la Sierra se refiere a Timo como el “hombre de todos”, un tipo de álter ego que explora la condición humana. Emociones tan complejas como la soledad, la guerra, la tristeza, el amor o nuestros sueños más profundos están representados y nos hacen reflexionar sobre la creación de nuestras historias, realidades, ficciones o momentos de nuestra vida. Las escenas narrativas únicas de Rodrigo de la Sierra, hacen que la materia, que se basa en un personaje, tome características que encarnan humanidad.

Puedes visitar esta increíble muestra en Galería Oscar Román ubicada en Julio Verne no. 14, Polanco a partir del 7 de noviembre, Lunes a viernes de 10 a 19 hrs y sábados de 11 a 15 hrs

Comentarios
Asesor de Arte, Coleccionista, y Director de la Galerí­a 'Oscar Román". Para él, los cimientos de una galerí­a, que nunca deben prescindir de los aspectos comerciales, están anclados en el amor al arte, es decir, antes que un negocio, la profesión de galerista es realmente una pasión.