[slider][/slider] Nueva York es una ciudad muy complicada y la gente -como en otras ciudades- parece estar siempre al borde de la furia.

En este caso podemos ver claramente como explota esa furia cuando un individuo estaciona su lujoso BMW I8 dorado en segunda fila deteniendo todo el tráfico y un histérico -armado con un bat- se encarga de recordarle que las ciudades pueden ser muy violentas.

También te puede interesar:  Paracaidistas asaltan y venden droga en La Condesa

Comentarios
+ posts

Fernanda-Familiar.Soy: La Periodista de vida

También te puede interesar:  China y Japón relanzan relaciones diplomáticas