México cuenta con 2,8 donantes por cada millón de habitantes, mientras que en América Latina la cifra llega a 6,5. En este sentido, Mikel Arriola, director del Instituto Mexicano del Seguro Social, anunció una reforma legislativa para introducir una regla para que cuerpos de aquellos que en vida no hayan rechazado donar sus órganos puedan extraérseles y entregarlos a quienes lo necesiten de manera automártica.

Arriola aseguró que es más benéfico procurar los órganos de muertos que de las personas que no han fallecido. “Por ahí viene una reforma con la regla del default, hoy si no está expresamente aceptado que se dona el órgano, se tiene por negado. La mejor ley debería decir que si no está expresamente negado, se autoriza. Eso sería un cambio revolucionario”.

Agregó que tocará a los legisladores definir si la negación será definida por alguna autoridad médica o bien algún notario.

Otro objetivo del IMSS, es que todos aquellos que ingresen a la unidad médica sean atendidos ese mismo día y si es necesaria atención de otro nivel, se tramitará la cita al momento.

En el caso de cirugías, Arriola dijo: “Uno de los grandes problemas que tenemos es que se postergan, por ello, vamos a habilitar cirugías los fines de semana”.

Con información de Milenio

Comentarios

Acerca de 

Expertos en comunicación y estrategia, especializados en la evaluación, desarrollo y supervisión de la imagen pública.

¿Ya nos conoces?