José Chávez Morado “a sus 107 años de su nacimiento”

Acerca de 

Asesor de Arte, Coleccionista, y Director de la Galerí­a 'Oscar Román". Para él, los cimientos de una galerí­a, que nunca deben prescindir de los aspectos comerciales, están anclados en el amor al arte, es decir, antes que un negocio, la profesión de galerista es realmente una pasión.

Perteneciente a la generación de artistas defensores de los principios sociales de la Revolución de 1910, el pintor José Chávez Morado nació en Silao, Guanajuato, el 4 de enero de 1909, un año antes de que estallara el movimiento armado. Fue uno de los últimos muralistas mexicanos, fallecido el 1 de diciembre de 2002, a los 93 años de edad.
Prolífico tanto en su obra mural como en la de caballete fue uno de los primeros mexicanos que utilizó el mosaico italiano en la obra monumental; también hizo grabados, ilustraciones y escultura. Ha sido incluido por los expertos en la tercera generación de la llamada Escuela Mexicana de Pintura, junto con Juan OGorman, Raúl Anguiano y Alfredo Zalce, con quienes fundó el Salón de la Plástica Mexicana.
Su lenguaje artístico se mantuvo siempre dentro de los límites de la figuración. Paralelamente a su creación artística, en los cuarentas continuó con su labor política -fue elegido secretario general del Sindicato de Profesores de Artes Plásticas- y comenzó con otra actividad que desarrollaría a lo largo de su vida, la de promoción artística. Sin duda alguna Chávez Morado representa uno de los más altos valores dentro de la pintura mexicana, ilustrador de libros, autor de una numerosa producción de cuadros de caballete, brillante grabador e importante ser humano que abarcó todos los campos de la expresión plástica, su obra mural se encuentra en museos e instituciones culturales tanto del país como del extranjero.
Comentarios
Asesor de Arte, Coleccionista, y Director de la Galerí­a 'Oscar Román". Para él, los cimientos de una galerí­a, que nunca deben prescindir de los aspectos comerciales, están anclados en el amor al arte, es decir, antes que un negocio, la profesión de galerista es realmente una pasión.