¿Se puede hacer una buena película basada en un videojuego? La duda asalta a los cineastas desde… bueno, desde que surgieron los videojuegos y Hollywood decidió que sus historias podían adaptarse a la pantalla grande. El problema de esta lógica es que mientras que el juego puede darse el lujo de contar su historia a través de una experiencia interactiva con el jugador, involucrándolo a cada paso de la toma de decisiones, la versión fílmica siempre quedará constreñida por tiempo y por la participación contemplativa de la audiencia. Eso no tiene vuelta de hoja.

Aún así hay que admirar los nobles intentos por “legitimizar” la adaptación de un medio a otro, sobre todo cuando invierten tantos recursos visuales, estilísticos, histriónicos y técnicos como los que emplea ‘Assasin’s Creed’ (d. Justin Kurzel). Ante la complicada misión de resumir la experiencia lúdica en 115 minutos de narrativa lógica, no puedo afirmar categóricamente que el resultado es triunfal, pero al menos es un paso en la dirección correcta.

assasins-6Cal Lynch (Michael Fassbender) es un convicto norteamericano que es sometido a la pena de muerte, pero que se sorprende al despertar vivito y coleando en un parco y estéril edificio ultramoderno, bajo la supervisión médica de Sophia (Marion Cotillard). Ella le informa que no se encuentra técnicamente preso, sino que ha sido “reclutado” para llevar a cabo una especie de misión que escapa los confines de la lógica: debe quedar inmerso en una simulación neurológica a través de una complicada máquina llamada “Animus” con el fin de contactar a uno de sus ancestros en la España del siglo XV.

Si lograste leer el párrafo anterior sin hacer un gesto de confusión como el que hiciste al enterarte de que Videgaray regresaba al gabinete, creo que serás capaz de comprar la premisa de esta película. Resulta que el criminalillo Lynch desciende de un misterioso caballero español conocido simplemente como “Aguilar”, quien formaba parte de una cofradía de asesinos. Pero no hablamos de tipos comunes y corrientes que se conformaban con envenenar víctimas. Oh, no: estos asesinos son individuos prácticamente superdotados, que lo mismo hacían “parkour medieval” en las calles y edificios de las viejas ciudades europeas como manejaban cuchillos y artes marciales con una destreza que haría ver a ‘El Zorro’ como una vieja artrítica.

assasins-3El uso del “Animus” conlleva ciertos riesgos, pues el usuario literalmente experimente vivencias reales al retroceder en el tiempo y enlazarse mentalmente con su antecesor genético. Cada vez que Cal se conecta a la máquina su mente se transporta a la historia antigua, pero también es capaz de moverse, luchar e incluso razonar como el portentoso Aguilar en sus audaces pesquisas. La misión de Sophia es cuidar que el convicto no muera en el intento.

¿Y el intento cuál es? La idea es encontrar un enigmático artefacto llamado “La Manzana del Edén”, que de alguna forma contiene la clave para preservar o aniquilar la voluntad de la humanidad entera. Obviamente hay personas ávidas de poder a lo largo de la historia y del presente que desean hacerse con el artilugio, con la intención de tornar al mundo entero en meras piezas de ajedrez sojuzgadas por un siniestro grupo que reúne las descripciones que siempre escuchaste sobre los Illuminati. Pero peores, claro.

assasins-1Hasta este punto seguimos teniendo ante los ojos los problemas clásicos de una película basada en un videojuego: premisas difíciles de aceptar, solemnidad plena en algo que en teoría nació para divertir, diálogos que suenan lógicos cuando tienes un control entre manos pero que rayan en lo risible una vez que los analizas objetivamente (“La sangre que fluye a través de ti no es tuya, le pertenece al Credo”), y un largo etcétera de obstáculos familiares para el género. Quizá es en este punto donde tantos críticos tiran la toalla y se aprestan a hacer pedazos este filme.

Y sin embargo hay algo que merece reconocimiento en ‘Assasin’s Creed’: sus escenas más ambiciosas son genuinamente entretenidas. Ver a Fassbender en los roles simultáneos de Aguilar y Lynch resulta interesante pues hay un esfuerzo consciente por mostrarnos a dos hombres distintos, que solamente comparten material genético, descubriendo sus alcances como máquinas letales en beneficio de una causa noble. Aguilar ha vivido siempre para ello, mientras que Lynch aprende gradualmente a entender sus razones, pero los dos patean traseros en el proceso, algo a lo que un videojuego debe aspirar siempre.

assasins-5¿Es esa la aspiración, sin embargo, de una película? Ah, aquí es donde entra la discusión seria y la obvia discrepancia: como crítico no puedo negar ciertos diálogos acartonados, situaciones predecibles y decisiones dramáticas que parecen existir tan sólo para distraernos en vez de involucrarnos más con la trama y sus personajes, pero como espectador salí de la sala satisfecho y hasta curioso por ver más historias en torno a los históricos asesinos. Esa gran división existe claramente en la forma de evaluar la película, ya que una leve mayoría del público dice disfrutar el producto final mientras que un alud de reseñas la califican un puntito arriba del virus del Ebola. Reitero, es difícil apreciar estas cintas con la mente abierta.

Pese a sus errores claros, el director Kurzel se esfuerza por presentarnos una producción cautivadora y elegante, calificativos que no se pueden aplicar a proyectos videojueguísticos como ‘Mortal Kombat’ o ‘Resident Evil’, por mencionar sólo un par de ejemplos. Le sirve contar con un pelotón de magníficos actores a su alcance, claro está. Además de Fassbender y Cotillard tenemos a Jeremy Irons como el maquiavélico padre de Sophia, a Charlotte Rampling como la aún más maquiavélica lideresa de la tiránica multinacional conocida como Abstergo, a Brendan Gleeson como el casi olvidado padre de Cal y a la atlética Ariane Labed como una asesina española que además es el interés amoroso de Aguilar. En serio, todo el cuadro actoral está elegido con cuidado minucioso, y eso cuenta de mucho.

assasins-4Así que me encuentro en una posición inusual: los amantes más exigentes del cine, aquellos que ponderan la ejecución artística y la coherencia argumental como la más valioso de la experiencia fílmica, seguramente le encontrarán más objeciones a ‘Assasin’s Creed’ que al precio de la gasolina. Pero el espectador casual, en busca de entretenimiento puro, probablemente gozará en múltiples pasajes de esta rebuscada historia. Siempre me decanto porque las personas se formen su propio criterio en torno a las películas, pero en esta ocasión creo necesario las advertencias para ambos sectores del público. Y es que tampoco los videojuegos son para TODO el mundo, no obstante lo brillantes que puedan parecerle a quienes los juegan.

Sí­ganme en TWITTER (@FinisimaPersona)

Y escúchenme en Junkie.mx/ff

Comentarios

Acerca de 

He dirigido revistas como Men'™s Health, ESPN Deportes y SOBeFiT, pero mi pasión es ver, analizar, diseccionar, eviscerar y disfrutar pelí­culas, tanto en el podcast Finí­simos Filmes como en diversas colaboraciones y columnas. Maté a un hombre en el ring. OK, quizá no, pero serí­a una gran historia'¦