Si alguna vez has visitado una tienda de campismo seguramente te has topado con un “spork”: es una invención híbrida que combina la concavidad de una cuchara, pero con unos pequeños dientitos de tenedor. La idea detrás del invento es tan simple como usar una sola herramienta que sirve para dos fines, pero ocurre algo muy habitual con razonamientos de este tipo, y es que ninguna de las dos funciones cumple satisfactoriamente.

El caso del “spork” es tan triste como el origen de su nombre (que combina los vocablos en inglés para la cuchara y el tenedor), pues termina por ser un artilugio que no trincha bien las cosas y al que se le escurre la mitad de la sopa. Pues nada, Hollywood también acaba de crear un producto híbrido con la película ‘El Cazador y la Reina del Hielo’ (‘The Huntsman: Winter’s War’, d. Cedric Nicolas-Troyan), que es una especie de combinación entre precuela y secuela de ‘Blanca Nieves y El Cazador’ (2012). ¿Cómo le llamamos a este desgarriate? ¿Presuela? ¿Seprela? No hay modo, se los juro…

07Este filme nos lleva de vuelta al fantasioso reino de Tabor, cuatro años después de la historia de Blanca Nieves. La amenazadora Ravenna (Charlize Theron) ha desaparecido del mapa, pero su no menos temible hermana Freya (Emily Blunt) se ha manifestado como un peligro latente para todo el populacho. Al parecer Freya era linda y buena, pero la trama nos muestra cómo su disposición se enfrió considerablemente tras perder a su bebé bajos sospechosas circunstancias que la hicieron renegar del amor, y prohibirlo a lo largo y ancho del reino que planea reconquistar.

Para tales fines, la poderosa mujer tiene que hacerse con el espejo mágico que perteneció alguna vez a Ravenna, y que además de resolver la duda sobre quién es la chica más guapa del reino también posee ciertas cualidades para hacer a su poseedora aún más poderosa que lo de por sí ya es. Verán, Freya controla el hielo con más pericia que Elsa en ‘Frozen’, y compensa el no cantar tan bonito con tener más mala leche que un expendio de jocoque. Así que sólo hay una jugada lógica: dejar que El Cazador (Chris Hemsworth), que por fin nos enteramos que sí tiene nombre propio y se llama Eric, emprenda una misión desesperada para proteger dicho espejo y evitar que el reino vuelva caer en desgracia.

03Si te preguntas qué pitos toca Blanca Nieves en la segunda parte de lo que vendría siendo SU historia, pues… digamos que no le dan mucho juego. De hecho, el personaje aparece en una sola toma, de espaldas, lo que hizo que los productores se ahorrasen la presencia y el salario de la actriz Kristen Stewart. Y aunque habrá quienes digan que una persona silenciosa de espaldas quizá es más expresiva que Kristen Stewart, hay que admitir que la elección de llevar la trama por estos derroteros es un poco extraña. Y no es lo único que nos deja confundidos, de hecho.

En la historia también descubrimos que El Cazador comenzó su vida de pegar hachazos como parte de un comando especial de niños secuestrados por Freya, que eventualmente deberían convertirse en unos guerreros de élite a su servicio. El pequeño Eric conoció en este singular grupo a Sara, una niña luchona e independiente que creció hasta convertirse en una mujer luchona e independiente, pero que además puede pegarle un flechazo a una mariposa ebria en pleno vuelo. Sara es interpretada por Jessica Chastain en su faceta adulta, y deja de lado las intensas actuaciones “Oscareables” a las que nos tenía acostumbrados en aras de convertirse en una especie de “Katniss Everdeen” del mundo de las fábulas. Bueno, sucede que Eric y Sara se enamoran, pero como Freya decretó arbitrariamente que el amor NO CIRCULA ninguno de los siete días de la semana, acaban por separarse sin remedio.

01¿Sigues conmigo? Bien, notarás que esta innecesariamente complicada trama es una historia del mundo de Blanca Nieves donde Blanca Nieves no hace nada, pero sí aparece la malvada Ravenna que murió a manos del Cazador en la primer película, pero resulta que Ravenna no estaba muerta-muerta, pero el Cazador andaba muy dolido en esa historia pues creía muerta a su esposa, pero nos dicen que su esposa tampoco estaba realmente muerta, y luego… caray, esto era mucho más sencillo con los siete enanitos y la bruja fea que envenenaba fruta en la versión animada, la verdad.

Y sí, hay varios enanos, que son integrados al filme con fines de comedia pero que no harán más que distraer tu mente de la desarticulada trama pues te estarás fijando que los trucos visuales para “enanizar” a actores como Nick Frost, Sheridan Smith y Rob Brydon están bien hechos. Esto no debe extrañarte: después de que Rupert Sanders, director de la película previa, fuera sorprendido por los paparazzi en un sórdido affaire con su estrella Kristen Stewart, los estudios tuvieron la complicada misión de relevarlo de sus deberes con un realizador al nivel de los buenos actores contratados para esta “presuela” (no, no funciona el término). El caso es que la búsqueda fracasó estrepitosamente y terminaron por cederle las riendas a Nicolas-Troyan, quien estuvo a cargo de los efectos visuales de ‘Blanca Nieves y El Cazador’. El resultado es predecible: una cinta muy atractiva a la mirada, pero bastante desprovista de carisma.

08‘El Cazador y la Reina del Hielo’ no es un fracaso total, para ser francos. Hemsworth ha ido afinando el carisma heroico de su “Thor” en las películas de Marvel y es un “galán de acción” bastante convincente. Chastain tiene que emplear un terrible acento, pero sus escenas están bien logradas pese a que el personaje está escrito de forma muy pobre. Y tanto Blunt como Theron lucen muy bien en el rol de villanas enfrentadas, aunque la primera parece estar tan confundida con la historia como el resto de la audiencia. Algunos de los guiños de humor post moderno funcionan, otros no, pero era de esperarse en una cinta que pasó por varios guiones y guionistas hasta decidirse por las plumas de Evan Spiliotopoulos y Craig Mazin, quienes vienen de escribir películas de animación y comedias mediocres, básicamente.

Pero volvamos al argumento inicial acerca de combinar dos cosas con funciones distintas en pos de lograr un producto unitario competente. Comer con un “spork” es incómodo e impreciso. Idear una precuela para después convertirla en secuela, y más tarde integrar elementos de dicha precuela para que entendamos qué diablos hacen estos personajes en la secuela… de plano no funciona. Digamos que hay ideas que pueden sonar muy bien en teoría, pero fallan la prueba práctica. Esta película es buen ejemplo de ello.

Sí­ganme en TWITTER (@FinisimaPersona)

Y escúchenme en Junkie.mx/ff

Comentarios

Acerca de 

He dirigido revistas como Men'™s Health, ESPN Deportes y SOBeFiT, pero mi pasión es ver, analizar, diseccionar, eviscerar y disfrutar pelí­culas, tanto en el podcast Finí­simos Filmes como en diversas colaboraciones y columnas. Maté a un hombre en el ring. OK, quizá no, pero serí­a una gran historia'¦