Cáncer de colon en México

Acerca de 

Expertos en comunicación y estrategia, especializados en la evaluación, desarrollo y supervisión de la imagen pública.

¿Ya nos conoces?

Como todas las mañanas, Elvia prepara el desayuno para su hijo Raúl.

Hoy en particular, Elvia le tiene una sorpresa muy especial, pues Raúl cumple tres meses en su nuevo trabajo.

La semana pasada el anunciaron que pasó el periodo de prueba y hoy firmará su contrato por un año en la empresa de publicidad.

Elvia preparó una buena dotación de hot cakes y un par de huevos estrellados que son los favoritos de Raúl.

-“¡Ándale, mijo, baja que se te va a hacer tarde para el trabajo!”, le grita Elvia a su hijo.

Raúl baja las escaleras y llega al comedor con una cara de cansancio impresionante y casi arrastrando los pies.

Elvia lo mira y le dice extrañada:

-“¿Otra vez no dormiste bien?”

Después de un bostezo sonoro, Raúl le contesta:

-“Sí, pero no sé por qué me siento tan cansado.”

Elvia lo apura a desayunar y le acaricia el cabello, diciéndole:

-“Vas a ver que al rato se te quita el sueño con la emoción de tu contrato, mijo”.

Y sale rumbo a la cocina por el jugo de naranja.

Raúl come sin ganas y se lleva las manos al abdomen.

Elvia lo mira desde la cocina. Se da cuenta que otra vez tiene dolor y nota que sigue con una ligera pancita, como si estuviera inflamado. Así lleva por lo menos un par de semanas y lo ha escuchado vomitar en las noches.

Raúl deja el plato a medio terminar y se levanta de la mesa.

Elvia le pregunta preocupada:

-“¿Otra vez no vas a terminar tu desayuno? ¿No me digas que sigues con diarrea?”

Raúl le contesta, intentando sonreír para no preocupar a su mamá:

-“No, má’. Ya no tengo diarrea. Al contrario, ando como estreñido desde ayer. Pero seguro que es una infección y al rato se me pasa.”

Elvia no termina del todo convencida y le suplica a Raúl:

-“Mijo, por favor, tienes que ir al médico. Ya llevas varias semanas mal y no es normal que con todas las pastillas que te has tomado no te compongas.”

Raúl la mira conmovido, la abraza y le contesta cariñoso:

-“Eres una exagerada. Pero está bien. En la tarde vamos a cenar para festejar mi contratación y mañana te prometo que voy al médico. Y verás que no es nada.”

Efectivamente, esa tarde Raúl y Elvia cenan delicioso. Y al día siguiente, Raúl recibe un pronóstico nada agradable.

El médico le dice que por los síntomas que ha presentado, es posible que tenga cáncer de colon. Diagnóstico que confirma un par de semanas más tarde, después de realizarse los análisis clínicos pertinentes.

En este periodismo de vida, hoy te presento la historia de Raúl, que desgraciadamente es sólo una entre las más de 700 mil historias de víctimas mortales de cáncer de colon a nivel mundial.

Una enfermedad que se presenta generalmente después de los 40 años de edad, en las últimas décadas está registrando más casos en jóvenes de entre 25 y 35 años.

Tan sólo en nuestro país, a partir del año 1990 el cáncer de colon es la tercera causa de muerte, sólo después de la diabetes y de la hipertensión.

El 80% de los enfermos de este cáncer en México no sabe que lo tiene. Y uno de cada dos pacientes consulta al médico especialista cuando la enfermedad ya está en etapas avanzadas.

La causa de esta tardanza en la atención se debe a que el cáncer de colon tiene síntomas que pueden confundirse con los de otros padecimientos, como la colitis, gastritis o hemorroides.

Esta enfermedad se desarrolla por el crecimiento descontrolado de células en cualquiera de las cuatro porciones del colon o en el recto.

El 95% de los casos comienzan en las glándulas productoras de mucosa encargada de proteger el interior del colon y el recto. Se trata de un padecimiento silencioso que puede tardar entre 10 y 15 años en desarrollarse.

La edad y los antecedentes familiares tienen gran relevancia en este tipo de cáncer, ya que 9 de cada 10 personas diagnosticadas tienen más de 50 años, y una de cada 5 presenta defectos genéticos hereditarios.

También hay factores de riesgo prevenibles, como el sobrepeso, una mala alimentación y el sedentarismo. Por eso, una dieta baja en grasas y el hábito de hacer ejercicio puede disminuir hasta en un 60% el riesgo de padecer este tipo de cáncer.

Según el Instituto Nacional de Cancerología, el cáncer de colon en etapas avanzadas puede presentar los siguientes síntomas:

Cambios en la defecación que duran varios días (diarreas o estreñimiento)
Sangrado rectal
Cólicos o dolor abdominal
Debilidad y cansancio
Sensación persistente de defecar que no desaparece después de hacerlo
Pérdida inexplicable de peso

Y como lo mencioné, esta enfermedad es silenciosa hasta que está en un grado avanzado. Por eso las instituciones de salud recomiendan que después de los 50 años nos realicemos pruebas de Sangre oculta en heces, Colonoscopia y Rectosigmoidoscopia.

Una detección oportuna nos puede salvar la vida y hacer mucho más efectivo el tratamiento. No formemos parte de esas estadísticas, de las 700 mil muertes anuales por cáncer de colon y trabajemos en el diagnóstico y tratamiento oportuno.

En este periodismo de vida te pregunto: ¿Conoces algún caso de cáncer de colon? ¿Sabías cuáles son los síntomas y por qué es importante acudir al médico lo más pronto posible?

Comparte en las redes sociales de QTF tus comentarios.

Comentarios
Expertos en comunicación y estrategia, especializados en la evaluación, desarrollo y supervisión de la imagen pública. ¿Ya nos conoces?