La última gran catástrofe

Acerca de 

Nacido en Guadalajara, Jalisco en 1983.

Aficionado y estudioso de las Ciencias de la Tierra, en especial de la Geologí­a y Meteorologí­a desde 1995.

En 2012 comenzó a revolucionar la forma de dar a conocer los fenómenos naturales desde las redes sociales de 'SkyAlert', logrando posicionar el Twitter de esa empresa como el lí­der en todo el mundo en materia sí­smica y volcánica en Español.

Colaborador desde 2010 en el noticiero de Radio 'Coup D Etat' RMX de Grupo Imagen.

Fundador de empresas como Retuit (2012) y Disappster (2013). Debutante columnista en el portal de Fernanda Familiar en 2014.

Este mes se cumplen 13 años del gran terremoto de Sumatra – Andamán y que afectó toda la cuenca del océano Índico. Este desastre es uno de las más importantes en la historia de la humanidad, no solo por el gran número de muertos y desaparecidos que superaron los 250,000, sino por los procesos que originaron este megaterremoto de magnitud 9.1 y el subsecuente tsunami que arrasó todo lo que encontró a su paso en las costas de Indonesia, Tailandia, India, Sri Lanka, Malasia y varios países de las costas africanas.

Este evento es el tercer peor desastre en la historia solo después del terremoto de Tangshang, de 1976, que produjo más de 600,000 víctimas; y del de Shaanxi, de 1556, con aproximadamente 830,000 víctimas el cual lo convierte en el terremoto más mortal de la historia, ambos en China.

Con este evento, hay que tomar en cuenta que su “estela” de destrucción es la más amplia de la historia moderna al abarcar todas las costas de un océano completo.

El terremoto del 26 de diciembre de 2004, es conocido como el megaterremoto de Sumatra-Andamán debido a que el área de ruptura inició frente a las costas de Sumatra y fracturó la corteza terrestre por más de 1,200 km hacia el norte hasta llegar a las costas de Andamán, islas que pertenecen a India. Las placas tectónicas que interactúan en este caso, son la Indoaustraliana que subduce bajo la placa Euroasiática las cuales tuvieron un deslizamiento hasta de 20 m.

Estos datos son importantes para determinar la magnitud de un sismo: se requiere saber el largo y ancho de la falla al igual que los metros del segmento que se deslizó. En este caso, la gran longitud de la falla que rompió se traduce en una enorme magnitud; en contraste, el terremoto que dio origen al 9.1 de Japón de 2011, tuvo un área de ruptura menor pero las placas de deslizaron hasta 40 m, mucho más que el terremoto de 2004.

Imagen: gran devastación causó el fuerte sismo en amplias zonas de Indonesia. Más de 100,000 personas perdieron la vida únicamente por el terremoto.

El Terremoto:

A las 7:58 h (local) del 26 de diciembre, inició la ruptura de las placas frente a las costas de Sumatra tardando aproximadamente 600 segundos en romper por completo la falla hasta Andamán, de acuerdo a estudios de la Universidad de Hokkaido, Japón, es decir, en algunas zonas el sismo pudo haber sido sentido por 10 minutos y en zonas con suelos blandos como en la CDMX, la duración pudo haber sido extrema, es por eso que la duración del sismo no se reporta (porque habrá infinidad de mediciones por cada localidad o percepción de personas).

Inicialmente la magnitud se estimó en 8.5, dentro de las primeras horas siempre se ajustarán las magnitudes mientras más datos son obtenidos, pero cuantificar la magnitud de un gran terremoto puede llevar semanas. Incluso hoy en día no hay un consenso sobre la magnitud real de este sismo ya que oficialmente 9.1 es la magnitud internacionalmente aceptada; cálculos más precisos y recientes sugieren que este sismo fue de magnitud 9.3 que a simple vista la diferencia de dos décimas es mínima, pero en realidad 9.3 libera dos veces más energía que uno de 9.1. En perspectiva, se necesitan 158.5 sismos como el del 19S de Puebla o 44.5 sismos como el del 7S de Tehuantepec.

De acuerdo a los reportes del USGS, el sismo fue sentido con la intensidad máxima de XI extremo en las zonas cercanas al epicentro, pero también fue sentido de forma leve a grandes distancias ya que existen reportes de lugares en América como EEUU, México, Costa Rica, Perú, y hasta en Europa como el Reino Unido e Italia, países a más de 15,000km del epicentro.

Imagen: la zona “sombreada” en amarillo fue el área de ruptura. Equivalente fracturar desde el extremo noroccidental de las costas de Jalisco hasta el extremo oriental de las costas de Oaxaca.

El Tsunami:

Este evento reunió todas las características necesarias para que se produjera un tsunami:

Magnitud: 9.1 – Mw9.3.
Profundidad: 30km.
Tipo de falla: falla inversa – subducción.
Epicentro: área de ruptura en suelo oceánico.

 

En algunas zonas cercanas al epicentro las olas alcanzaron los 30 metros de altura, en zonas distantes, como las costas africanas, la altura que alcanzó el tsunami fue de hasta 6 metros a más de 1,500 km de distancia y cuyo tiempo de aviso pudo haber sido de hasta 8 horas, y en el caso de las costas de India, el aviso pudo haber sido de hasta 2 horas.

Video: representación/modelación del tsunami y su alcance.

La gran cantidad de muertes yacen en los efectos del Tsunami. A diferencia de las costas del Pacífico donde existen alertas para las costas de: Japón, Hawái, EEUU, Canadá, México, Centroamérica, Sudamérica y Asia, en el Océano Índico no existía un sistema que pudiera garantizar avisos a pesar de que el tsunami en Sumatra se registró apenas pocos minutos después del sismo y que no podía ser tomado como ejemplo/evidencia de lo que podía pasar en los demás países.

Más allá de la falta de un sistema de alertamiento de tsunamis, gran cantidad de la población local y turistas fallecieron al no haber tenido idea de cuáles eran las medidas que deben tomarse ante un tsunami. Algunos videos muestran cómo personas caminaban sobre las playas con asombro por la repentina retirada del mar cientos de metros lejos de la costa cuando esta es una señal inequívoca de que el tsunami ya se ha producido; ese desconocimiento era mayor en aquellos países alejados del epicentro y desconocían que ocurrió un gran terremoto a pesar de que fue sentido a grandes distancias: las olas llegaron sin previo aviso y el nivel del mar comenzó a aumentar.

De las víctimas por el tsunami, pocos cuerpos se pudieron rescatar, la fuerza con la que ingresa las olas del tsunami -más los escombros- provoca que cuerpos sean desmembrados. Se estima que las víctimas solo por el tsunami ascienden a 150,000 personas, más de la mitad de las víctimas en total.

Viento este video se puede entender la gran intensidad del sismo y lo destructivo del tsunami, incluso es posible ver las grandes ondulaciones de la superficie del suelo y el inmenso ruido producto del sismo:

P.D.- No te pierdas el resumen anual de meteorología y sobre sismos y volcanes. 2017 resultó ser un año catastrófico en el mundo y lamentablemente para México al haber tenido, hasta el momento, el sismo de mayor magnitud del año y repetirse la historia en el mismo día 32 años después en CDMX.

Reitero, no perdamos de vista la actividad del Popocatépetl. Que por algunos días no se registren emisiones de ceniza no quiere decir que el peligro es mínimo y los riesgos son menores. ¡Mantengámonos pendientes!

¡Opina, comparte y súmate a la prevención!

Comentarios
Nacido en Guadalajara, Jalisco en 1983. Aficionado y estudioso de las Ciencias de la Tierra, en especial de la Geologí­a y Meteorologí­a desde 1995. En 2012 comenzó a revolucionar la forma de dar a conocer los fenómenos naturales desde las redes sociales de 'SkyAlert', logrando posicionar el Twitter de esa empresa como el lí­der en todo el mundo en materia sí­smica y volcánica en Español. Colaborador desde 2010 en el noticiero de Radio 'Coup D Etat' RMX de Grupo Imagen. Fundador de empresas como Retuit (2012) y Disappster (2013). Debutante columnista en el portal de Fernanda Familiar en 2014.