arctic-monkeys-tranquility-base-hotel-casino-2018

Acerca de 

Creador de contenido digital. Músico y melómano, a la vez. Lo que no puedo cantar, lo escribo, y viceversa. Rockin' since 93!

Una frase icónica que se ha escuchado en repetidas ocasiones, a lo largo de la historia y por distintos motivos. Y sí, cada que ha sido pronunciada ha habido razones de peso para creerlo.

Y hoy, en la época del reggaetón, ¿qué tan cerca estamos de poder asegurar con certeza que el rock ha muerto?

Hace un par de horas vio la luz el sexto álbum de estudio de una de las últimas revelaciones mundiales del rock, los Arctic Monkeys, quienes han dejado claro que si algo es lo suyo, es reinventarse. Basta ver un comparatido entre su imagen ahora, y en sus comienzos.

Los cuatro amigos despreocupados, pero tímidos, innovadores, pero que se convirtieron en clásico instantáneo, enérgicos, pero poco expresivos, hoy en día son una banda completamente distinta y no podíamos esperar los estribillos veloces de antaño.

También te puede interesar:  Fallece el músico Pierre Boulez

Su nuevo disco, Tranquility Base Hotel & Casino ha llevantado toda clase de críticas; que es aburrido, monótono, falto de rock.

La realidad es que se trata de la placa más ambiciosa de su carrera, tal vez sólo comparable con el drástico giro de timón que significó ‘Humbug’. Este álbum despunta a niveles mucho más allá de si es rock o no, y vale toda la maldita pena.

Por otro lado, tenemos la revelación que ha generado el polémico nuevo sencillo de Childish Gambino, This Is America. Un track que al momento se convirtió en himno antisistema en pleno gobierno de Donald Trump. Una crítica incisiva de la política de armas que tanto daño le ha hecho a la sociedad estadounidense. Y del video, necesitaría otra columna para poder hablar.

También te puede interesar:  La adolescencia, los adultos y las Redes Sociales Digitales

Este lanzamiento fue de los que ya no hay. Sin pretención snob, pero con toda la pretención de volar cabezas (de ésa que antes dominaba el rock). ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste realmente sorprendido por un video musical? ¿Cuándo fue la última vez que fue con un acto rock?

Personalmente, tendríamos que remontarnos mucho tiempo atrás.

Hoy, el género verdaderamente contestatario tiene nombre y apellido: hip-hop. Ahí tienen a Kendrick Lamar, ganando el premio Pulitzer de música, y siendo bloqueado del Grammy, con sus líricas políticamente incorrectas que dan la vuelta al mundo al mismo tiempo que los sencillos más comerciales que abundan en el mercado.

¿Y el rock? Ése ahora se dedica a posar y a hablar de amor. No es una crítica, es una realidad. El género más rebelde de la historia de la música, parece haber sido domesticado y rebajado a los estándares que tanto le criticaba al pop, hace unas décadas.

También te puede interesar:  Metallica por fin saca nuevo sencillo

Lo que es un hecho es que las distancias, en este mundo, se reducen día a día. En todos los sentidos. Nuestra cultura será más global con el paso de los días y la música cada vez reconocerá menos fronteras. Podemos disfrutarlo o quejarnos, pero lo más probable es que las bandas que te enamoraron con su distorsión, no vuelvan a ser lo que eran.

Y no, el rock no está muerto y nunca lo estará. Siempre habrá alguno que otro loco, como éste que les escribe, pendiente de la herencia del Rey Elvis.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here