Apendicitis aguda

people, healthcare and problem concept - unhappy woman suffering from stomach ache

Acerca de 

Quiero confesarles que MI PASIÓN POR LOS SERES HUMANOS NO TIENE L͍MITE, porque en sus contenidos se encuentra la respuesta a todas la preguntas de nuestro entorno, a todos los cuestionamientos de vida, a todas las oportunidades de creatividad y de cambio, reconozco en mis semejantes superioridades, igualdades y debilidades como las que yo muestro.

Me apasiona poder ayudar a la gente a conservar su calidad de vida, con herramientas tan sencillas como el ejercicio y la nutrición adecuada.

Los invito queridos compañeros, a sumar cualidades, inteligencia, experiencia y a ser solidarios con este proyecto de salud de nuestro paí­s difundiendo la prevención con educación.

Este es el cuadro abdominal más frecuente en la población general a nivel mundial (10% de la población), todos hemos conocido a alguien en el transcurso de nuestra vida que ha padecido de esta enfermedad, sino es que hemos sido nosotros mismos. Es más común entre los 10 y 30 años.

Las tribulaciones, malestares, desajustes familiares, y carreras que genera el evento no son inolvidables sobre todo para quien lo padece.

La característica principal de la enfermedad es precisamente el dolor que se localiza en el abdomen en la zona cercana al ombligo (en los casos clásicos), comienza siendo un dolor tipo cólico de esos que vienen y se van como en la diarrea, posteriormente se ubica en la parte inferior derecha del abdomen, ahora siendo de mayor intensidad y constante, es muy común que se acompañe de nauseas y de vómito.

El cuadro clínico ocurre porque el apéndice que es un pequeño cilindro de intestino ubicado en la punta del intestino grueso llamado ciego, se ocluye en su entrada principal, lo que progresivamente hace que aumenta la cantidad de líquido inflamatorio en su interior (Apendicitis Edematosa), posteriormente este líquido como es de esperarse ya que es la zona de fabricación del excremento se contamina con bacterias las cuales al proliferar genera fibrina y pus (inclusive la parte exterior del apéndice ahora exuda pus y fibrina dando origen a la Apendicitis fibrino-purulenta); de no resolverse en esta etapa la destrucción del tejido del apéndice es inminente con perforación y ahora, la formación de un absceso en la zona ocurre, lesionando a la bolsa que contiene a los intestinos llamada peritoneo y que dará síntomas muy característicos como es el dolor del abdomen ahora generalizado, el rebote (si aprieto un sitio y suelto duele todo el abdomen) la resistencia (al explorar el abdomen este se defiende poniéndose duro) cuando avanza aún más puede encontrarse el vientre en madera por su dureza ante la palpación (todos estos son los sangos de abdomen agudo y peritonitis).

El dolor es insoportable y el cuadro clínico constituye una emergencia que de no atenderse de inmediato progresará a etapas más complicadas y peligrosas. Si el paciente no es operado cuando se perfora el apéndice sentirá por un lapso de tiempo alivio del dolor al liberarse la tensión, sin embargo, en las próximas horas confrontará la dolorosa peritonitis y posteriormente de no resolverse el problema la infección grave con estado de choque y riesgo de muerte.

El cuadro de apendicitis aguda debe ser resuelto en las primeras horas, constituye según la definición de la OMS una emergencia y en los protocolos de atención ocupa el sitio donde en las primeras dos horas debe haberse concretada la sospecha diagnóstica y efectuarse la valoración de los cirujanos que con los elementos completos (radiografías de abdomen con borramiento del psoaz, biometría hemática con glóbulos blancos elevados así como su fracción que combate las bacterias o neutrófilos), la tomografía computada de abdomen logra concretar con bastante eficiencia el diagnóstico y evita la cirugías innecesarias que en algunos centros llegan a ser de hasta el 30%.

El diagnóstico en la mayoría de los casos es clínico (solamente con los signos y síntomas del paciente).

Se debe descartar la infección de vías urinarias, la colitis, las inflamaciones e infecciones de los ovarios, las piedras en el trayecto urinario, y desde luego la inflamación de los ganglios del abdomen cuando también hay faringoamigdalitis.

Al acudir rápidamente al médico ante la sospecha, es muy importante para evitar complicaciones, no dar antibióticos ni analgésicos es muy importante ya que esto puede enmascarar el cuadro clínico y retrasar el diagnóstico con las deletéreas consecuencias.

Dr. Alejandro Cárdenas Cejudo
Médico Internista
Fellow of the ACP
Representante de ISIM en México
www.dralejandrocardenas.com

Comentarios
Quiero confesarles que MI PASIÓN POR LOS SERES HUMANOS NO TIENE L͍MITE, porque en sus contenidos se encuentra la respuesta a todas la preguntas de nuestro entorno, a todos los cuestionamientos de vida, a todas las oportunidades de creatividad y de cambio, reconozco en mis semejantes superioridades, igualdades y debilidades como las que yo muestro. Me apasiona poder ayudar a la gente a conservar su calidad de vida, con herramientas tan sencillas como el ejercicio y la nutrición adecuada. Los invito queridos compañeros, a sumar cualidades, inteligencia, experiencia y a ser solidarios con este proyecto de salud de nuestro paí­s difundiendo la prevención con educación.